Política

Alfaro acusó al Gobierno de ordenar un piquete en la planta de San Felipe

Una protesta de choferes de camiones bloqueó ayer el acceso a la planta de transferencia de San Felipe durante casi 12 horas, afectando la etapa final de la gestión de basura urbana de ocho ciudades y una docena de comunas del Gran San Miguel de Tucumán.

Los trabajadores realizaron la medida de fuerza, que interrumpió el traslado de residuos sólidos urbanos hasta la planta de disposición final en Overa Pozo, en reclamo por una deuda salarial: el pago de horas extras y un bono. El intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro (Cambiemos), acusó al Poder Ejecutivo de ordenar el piquete: presentó una nota al gobernador, Juan Manzur, para levantar la huelga y un funcionario municipal denunció penalmente a los camioneros. Funcionarios de Casa de Gobierno negaron cualquier vínculo con el paro, que fue levantado ayer por la tarde.

Reclamo

“A unos 70 trabajadores de la firma Moviser SRL, a cargo del traslado de basura desde San Felipe hasta Overa Pozo, se les debía unos $ 30.000. Se acordó que la empresa pagaría hoy (por ayer) $ 25.000, y el jueves o viernes el remanente. Además, hay un compromiso para que se pague el resto del bono de $ 13.500 acordado a fin de año (se abonaron sólo $ 5.000)”, explicó César Torres, titular de Camioneros en Tucumán.

La firma Moviser SRL realiza por licitación del consorcio de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu) tres tareas: operación de la planta de selección y transferencia de San Felipe, transporte de residuos sólidos urbanos a la planta de disposición final y operación de planta de disposición final en Overa Pozo. La huelga afectó el traslado de residuos entre las plantas.

Los trabajadores explicaron que cumplen con turnos de 12 horas, por lo que la empresa debe pagarles cuatro horas extras por día, más los feriados. Esa suma se adeudó durante los últimos dos meses. Torres negó que se haya tratado una medida con trasfondo político partidario, a dos semanas de las elecciones. “Vi comentarios de Alfaro en las redes sociales, me gustaría que el intendente venga a decirle a los trabajadores que es una cuestión partidaria. Es simplemente un reclamo de laburantes para cobrar una deuda por trabajos ya realizados”, respondió. Y agregó: “somos simplemente un sindicato, el único, que defiende a los trabajadores”, completó.

Maximiliano Wagner, gerente de la empresa, confirmó que la medida de fuerza se levantó minutos antes de las 18 de ayer, y que la protesta no significó ningún peligro ambiental. “No habrá ni pudo haberse provocado ningún problema ambiental. La planta de San Felipe tiene un playón y una tolva preparada para estas situaciones de contingencia”, aclaró Wagner.

Pelea política

Alfaro aseguró, cuando el piquete llevaba dos horas, que la capital sufría la medida de fuerza a causa del retraso de otros municipios en el pago de os servicios que realiza el Girsu y disparó contra Manzur. “Me llevan a sospechar de una posible intencionalidad política electoral entre usted y el sindicato, en perjuicio de los vecinos que represento”, acusó el candidato a la reelección por Vamos Tucumán en una carta enviada a Casa de Gobierno. “Me dirijo para solicitarle que interceda ante el Sindicato de Camioneros, para que estos permitan la normal recolección, transferencia y traslado de los residuos hasta la planta de disposición final, en Overa Pozo”, dice el primer párrafo del escrito. El municipio sostuvo que las demás ciudades que integran el consorcio mantenían una deuda de $ 32 millones, y como firmaron el “Pacto Social”, la deuda correspondía a la Provincia.

Alfaro, además, grabó un video en el que instaba a los vecinos de la cuidad a no sacar la basura: “estamos siendo extorsionados por el Sindicato de Camioneros, que apoya la candidatura del gobernador Juan Manzur. Si no se levanta la basura, el único responsable será usted”, arremetía el intendente en la grabación. Héctor Argañaraz, representante del Girsu por la capital, denunció penalmente al sindicato por la “potencialidad dañosa” de la protesta.

El ministro de Gobierno, Regino Amado, negó las acusaciones de Alfaro: “es una locura lo que dice; la única preocupación de la Provincia era si la medida de fuerza hubiera llevado a que no haya recolección en el Gran San Miguel de Tucumán”, desestimó el funcionario.

En el último fin de semana, Manzur participó de un acto junto al candidato a intendente en la capital por el oficialismo, Mario Leito, en el predio de Camioneros. En simultáneo, Alfaro participó de un encuentro junto a miembros del Sindicato de Trabajadores del Transporte Automotor, Residuos y Servicios, junto al referente Pedro Mamaní.

Fuente La Gaceta


Nuestro Face