País

Violaban a sus sobrinos de 7 y 11 años, los filmaban y compartían los videos

Despojados de cualquier atisbo moral, cuatro sujetos corrompieron a varios niños, violándolos, exponiéndolos a horrendos videos y contagiándolos con enfermedades venéras. Fue en el departamento Moreno, Santiago del Estero.

“Pedofilia” y “corrupción de menores” son los delitos que se le imputan a los cuatro personajes de 29, 30, 40 y 46 años.

Ello sería resultante de repentinas redadas de la Seccional 28, de Suncho Corral, comandadas por la fiscal Aída Farrán Serlé y su equipo de trabajo.

La antesala del descubrimiento de los hechos fue el ingreso al hospital de una niña de 7 años y un varón, de 11.

Ni bien fueron internados en Capital y Banda, los médicos diagnosticaron sendos cuadros venéreos.

En primera persona

Judicializados, los pequeños apuntaron a varios adultos. Los chicos habrían identificado entre los abusadores a dos tíos, la esposa de uno de ellos, hermanos y a varios adolescentes.

Mientras los instructores intentan discriminar los roles indivuales, se sabe que desde el 2016 era habitual para todos ellos realizar prácticas aberrantes.

Por ejemplo, un adulto tenía sexo con una mujer, mientras hacían que varios niños presenciaran e incluso que los filmaran con celulares. En las imágenes, puede verse a la pareja y el sujeto regodeándose frente a la cámara del móvil.

Tío abusador

En otros capítulos, el hermano del individuo habría abusado del sobrino varón de 11.

Así lo habría relatado el niño a la Justicia, proveyéndole lugares y numerosos detalles. El drama de la niña de 7 años no es menos terrible. Fue violada por un menor de 12 años.

Ante la Fiscalía, uno de los amigos habría deslizado que el sexo y la corrupción estaban naturalizados y que habría más víctimas aún no detectadas por la Justicia.

Desfile nocturno

Mientras cada una de las calamidades sexuales adquiría entidad penal, la policía detuvo uno a uno a sus posibles impulsores.

Así, cayeron al menos cuatro hombres: tres están apodados “Jara”, “Burra” y “Pispi”. El grupo fue alojado en la Seccional 28 y el lunes a primera hora arribará a la Fiscalía capitalina.

Para entonces, los cargos serían ya contundentes y lapidarios.

 

Fuente El Liberal