Deportes

Un Del Potro emocionado le dedicó el triunfo a su perro César

Cuando la pelota verde marcó el final del tie break del tercer set, a Juan Martín del Potro se le deben haber cruzado montones de recuerdos por su cabeza. Por ahí pasaron las lesiones, su familia, sus afectos y sus hazañas. Pero la victoria en este Masters 1000, el primero que conquista en su carrera, tuvo una dedicatoria especial. Fue para César, su perro, quien murió en febrero.

El recuerdo lo inmortalizó Delpo al escribir sobre la cámara de la transmisión televisiva el nombre del animal, con un corazón. César era un terranova de color negro, con quien compartió los últimos diez años de su vida.

La noticia de la muerta del can la dio el propio Del Potro en las redes sociales el 17 de febrero: “Te voy a extrañar mucho, compañero fiel. Me acompañaste en estos casi 10 años, me esperaste con alegría después de cada viaje, me protegiste, hiciste feliz a una familia entera y hoy te vas a descansar en paz dejando tu huella en mi corazón. Adiós, César”, había escrito el tenista, en las redes sociales.

Este domingo, además, agradeció a todos lo que lo acompañan, especialmente a los que lo rodearon. “Agradezco a todo mi equipo y a todo el publico presente. Siempre han tenido mucho respeto. Gracias realmente por el apoyo que me dieron, su amor y cariño”, dijo en la ceremonia de premiación.

Las primeras palabras, luego de escuchar el elogio de Roger Federer (“te lo merecías”), le costaron al de Tandil. “Todavía estoy temblando”, dijo. Y agregó: “No puedo creer estar acá levantando este trofeo”.

Sobre el partido, remarcó lo difícil que fue enfrentar al número uno del mundo y confesó que “estaba muy enojado después de perder el segundo set”. A Delpo se lo pudo ver discutiendo con el juez de cancha por ruidos molestos, cuando en realidad estaba molesto por haber dejado pasar la chance de alcanzar el partido en ese tie break.

Con respecto al tercero, dijo: “Tuve suerte en el tie break del final”. La suerte del campeón.

FUENTE: Clarín

Nuestro Face