Policiales

Un menor fue encerrado y golpeado en el calabozo de una comisaría

El fin de semana pasado, un joven de 17 años fue acusado de haber participado en el robo de una moto en Alderetes y llevado a la comisaría de esa ciudad.

Informada del caso, la jueza de Menores Judith Solórzano, ordenó que fuese alojado en el Instituto Roca hasta tanto se resolviese su situación.

Sin embargo, el juez Federico Moeykens, al entrar de turno, descubrió que el adolescente había permanecido detenido en los calabozos de la comisaría.

Son los mismos que hace un par de meses tuvieron trascendencia a nivel nacional porque se filtró una filmación donde aparecía una víbora del interior del baño donde los detenidos hacían sus necesidades.

Por esa razón, el juez citó a los policías. El comisario Carlos Ruiz informó, según consta en el acta de la audiencia, que en el Roca se habían negado a recibirlo hasta tanto estuviesen listos los estudios médicos realizados.

Dijo además que al no contar con móviles la comisaría, el adolescente fue trasladado caminando hasta el CAPS de Alderetes y desde allí fue llevado en ambulancia al hospital Padilla y al Centro de Salud.

El policía añadió que en ambos centros asistenciales no pudieron realizar todos los estudios requeridos “porque los equipos no estaban funcionando”; que el adolescente fue revisado y medicado por los médicos y que al regresar a la comisaría le entregaron los remedios a la familia para que se lo suministrase.

Golpes en rostro y cuerpo

Cuando el juez observó al joven, descubrió que tenía golpes en el rostro y en otras partes del cuerpo. El adolescente le habría comentado que fue golpeado por los agentes.

La familia del sospechoso, por otra parte, también le dijo al juez que la víctima del robo habría sido un pariente de un policía y que por eso los policías se habrían excedido con él.

El comisario Ruiz reconoció que estaba lesionado, pero no podía explicar cómo se los había producido porque, dijo, él no participó en la aprehensión ni estaba en la comisaría cuando fue trasladado.

Por esa razón, Moeykens denunció el hecho en la Fiscalía de turno, para que se investigue si el adolescente, que ya se encuentra internado en el Roca, fue víctima de apremios ilegales.

 

FUENTE: La Gaceta


Nuestro Face