Sociedad

En Salta quieren quitar los símbolos católicos de edificios públicos

Si bien se califica de manera fácil a Salta como una sociedad conservadora, un amplio sector pide ahora sacar las imágenes y los símbolos religiosos de los edificios públicos de los tres poderes del Estado provincial.

Para eso, el denominado Instituto Laico de Estudios Contemporáneos (Ilec) presentó el último martes un proyecto de ley en la Legislatura provincial para que saque toda la simbología Católica Apostólica Romana de las escuelas y colegios públicos, de los ministerios y hasta el mismo Cristo que tiene la Cámara de Diputados.

“La reforma constitucional de 1994 eliminó diversas cláusulas constitucionales que otorgaban primacía a la religión católica sobre los demás cultos y creencias, acentuando así el carácter no confesional y pluralista del Estado argentino. Así, fue suprimido el art. 67 inciso 15 de la Constitución de 1853, que disponía que al Congreso de la Nación le correspondía, entre otras atribuciones, promover la conversión de los indios al catolicismo, reemplazándolo con el actual Art. 75 inciso 17 que suprimió toda referencia a la conversión de los indios, reconociendo en su lugar … el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilinge e intercultural… de los pueblos indígenas argentinos”, asegura, entre otras cuestiones, el fundamento del proyecto.

La iniciativa parte de la idea de que la simbología religiosa no solo no es representativa de la totalidad de la población, sino que a su vez no se condice con la laicidad del Estado argentino. “En Salta, el catolicismo no representa al 100 por ciento de su población. Acá tenemos 44 cultos reconocidos ante la Secretaría de Cultos de la Nación. Esta multiplicidad de religiones registradas en la provincia no es un dato menor y debería ser considerado un elemento gravitante al momento de pensar este proyecto. Tampoco es un dato de menor relevancia que en la provincia de Salta el número de habitantes originarios asciende a aproximadamente 58.000, sobre un total de 286.510 en todo el país. Estos números la convierten en una de las provincias argentinas en la que reside una importante proporción del total de la población indígena del país a quienes también debemos respetar. Ya no podemos andar pensando en convertir indios”, dijo Climent.

Según una encuesta presentada, la provincia tiene 13 diferentes pueblos originarios y además ser tienen que tener en cuenta al ateísmo también como una forma de ver el mundo y digan también de ser respetada como una minoría.

El proyecto, por otro lado, contempla las excepciones especialmente en los “cementerios, establecimientos penitenciarios y para los hospitales públicos que pueden tener un espacio ecuménico único que permita en forma igualitaria la práctica de los diferentes credos, creencias o religiones, debiéndose adecuar los espacios ya existentes a tal fin y no pudiéndose erigir nuevos que privilegien mediante sus características, objetos, imágenes y/o símbolos, a algún credo, creencia o religión en particular”, dice el texto presentado en Diputados.

Suman apoyos

“Si existe la voluntad política de los legisladores, este martes se definirá su situación parlamentaria y podría tener tratamiento para la semana próxima”, dijo el flamante presidente del ILEC. Hace dos semanas lo convocaron las autoridades nacionales del instituto y le dijeron que le otorgaban el rol de dirigir la filial salteña. La filial Salta se conformó el 9 de abril de 2013.

“Este es un instituto que tiene casi medio siglo de existencia, que está en todo el mundo y que busca la separación de la Iglesia del Estado. Tienen muchos argumentos comunes, y que en este proyecto provincial contamos además con las razones propias de distritos con pueblo originarios. En consecuencia, esta es una réplica del proyecto presentado en Catamarca, pero con más razones. Además contamos con amplios apoyos que van desde los consejos pastorales de diferentes religiones hasta de mismos católicos”, finalizó Climent.

FUENTE: EL TRIBUNO DE SALTA

Midieron la “honestidad” ciudadana en 40 países y Argentina quedó 18ª


Nuestro Face