Sin categoría

Una jueza quedó en el ojo de la tormenta por maltrato a una niña

Un escándalo de repercusión nacional, un padre y una madre enfrentados, una jueza a los gritos, denuncias de maltratos físicos y, como centro de la escena, una niña de cinco años totalmente vulnerable y ahogada en llanto. Ese sería el resumen de la situación que se conoció gracias a un video difundido por las redes sociales durante el fin de semana, lo que derivó en un pedido de jury de enjuiciamiento a la magistrada Claudia Güemes en Salta. 

En las imágenes se observa un violento accionar de la jueza, que quería hacer cumplir la orden judicial de que la niña dejara la casa de su padre para ir con su madre, y a una niña que se negaba a acatar la decisión de la Justicia.

Por ese video, ayer se anunció que habrá un pedido de jury de enjuiciamiento y se presentarán denuncias penales por abuso de autoridad, coacción agravada y prevaricato, en contra de la jueza a cargo del procedimiento, quien es titular del Juzgado de Personas y Familia de tercera nominación y que en este caso actuó como interina del Juzgado 5 del mismo fuero, que se encuentra acéfalo.

También ayer, tras el fin de semana, se revirtió la decisión de Güemes y la niña fue restituida al hogar de su papá, escoltada por policías de civil. Desde el viernes, tras el cuestionado procedimiento de Claudia Güemes, durmió en la casa de su mamá luego de más de diez meses que no pasaba la noche con ella.

El viernes pasado, la jueza Güemes asistió con su secretaria al domicilio del padre de la niña de 5 años, cuya identidad y la de sus padres se mantiene en reserva. Ese día la magistrada iba a hacer cumplir un acuerdo que había homologado dos días antes, en el que los progenitores aceptaban cuidados compartidos de la hija.

La madre, según lo convenido, podía estar con ella desde las 16.30 hasta las 20. Al transcurrir las semanas, la nena también se iba a poder quedarse a dormir con ella, para completar el proceso de revinculación entre madre e hija.

La Justicia las había separado por las denuncias que presentó el padre sobre supuestos golpes a los que era sometida la pequeña por parte de su madre.
El acuerdo se cumplió el miércoles, con la presencia de una psicóloga judicial. El jueves la niña no fue entregada a la madre y el viernes, tras una presentación de pedido de cumplimiento del acuerdo, Güemes acompañó a la mamá, quien tiene 25 años, a la casa de su expareja. Allí comenzó el escándalo que tiene a la letrada en el ojo de la tormenta en todos los medios del país.

Fuente: El Tribuno

Etiquetas

Nuestro Face