Política

La Provincia usó los fondos de Nación para el pago de sueldos

La frase causó sorpresa. La dijo el subsecretario de Infraestructura del Plan Belgrano, José Ascárate, que participó del debate multisectorial en el que se analizaba la cuestión del transporte público de pasajeros. “Tengo la planilla que me acercó Alejandro Caldarelli (secretario de Provincias y Municipios del Ministerio del Interior). Para que todos los sepan, Tucumán tiene una disponibilidad en caja de casi $ 5.000 millones”, dijo el legislador radical electo. “¿Qué significa eso?”, preguntó el conductor de Panorama Tucumano de la Gaceta, Federico van Mameren. “Que la Nación transfirió más dinero por impuestos que son coparticipables, como el IVA y Ganancias, para cubrir el 70% de los subsidios al transporte público y el 30% lo pone el Gobierno nacional”, contestó Ascárate.

La planilla en cuestión corresponde al Fondo Unificado de Cuentas Oficiales (FUCO), en el que se detallan los depósitos y los créditos en moneda doméstica de cada una de las provincias del país en base a datos proporcionados por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). El documento en cuestión, a junio de este año, muestra que la mayor disponibilidad de caja corresponde a Buenos Aires, con unos $ 45.800 millones, mientras que la de menos tenencia de fondos es Río Negro, el distrito cuyo representante en el Senado es el peronista y compañero de fórmula de Mauricio MacriMiguel Pichetto, con $ 177 millones. Tucumán se ubica en el lote intermedio de distritos, según la disponibilidad de fondos al cierre del primer semestre.

“Las cuentas muestran que, con la actual gestión de gobierno de la Argentina, se recuperó el federalismo, ya que las provincias disponen cada vez más fondos para el financiamiento de sus presupuestos; pero es imprescindible que esos fondos se apliquen a los cometidos que fueran firmados en el Consenso Fiscal Nación-Provincias”, destacó Ascárate. “Recibir más recursos requiere mayor transparencia y responsabilidad por parte de las autoridades locales, que deben también practicar federalismo hacia el interior provincial, a los municipios que no se enteraron de estos aumentos de coparticipación”, continuó el radical. El mismo argumento utilizó el diputado nacional José Cano, que potenció que las planillas sobre las finanzas públicas provinciales desnudan que el Poder Ejecutivo tenía fondos suficientes no sólo para atender los subsidios al transporte, sino también la tarifa social para el servicio de electricidad.

En el Gobierno tucumano creen que la difusión de la disponibilidad de fondos de las provincias es un pase de factura de la Casa Rosada en tiempos electorales. El gobernador Juan Manzur indicó que “es tremenda para las provincias la asignación de recursos que practica la Nación”. “Para tomar una real dimensión sobre lo que está pasando, es necesario que el Gobierno nacional vea lo que está sucediendo en el interior del país; está paralizado por los problemas que se registran en el transporte”, argumentó.

En el mismo sentido se expresó el vicegobernador Osvaldo Jaldo. “Es lógico que, como plantea Ascárate, haya un crecimiento del 44% de los ingresos por coparticipación. Acá no hay misterios, pero el funcionario también debe mirar el comportamiento de los gastos que también responde a un problema que fue potenciado por el mismo Gobierno nacional al que representa: el proceso inflacionario. Esa es la realidad que nos hace vivir el macrismo”, puntualizó. Según el titular de la Legislatura, Ascárate debería aprovechar “sus aceitados contactos con Caldarelli para pedirle que el Gobierno nacional cumpla con lo que aún adeuda de la adenda firmada el año pasado y que representaría entre unos $ 1.000 millones y unos $ 1.500 millones a favor de Tucumán”.

Además de los argumentos políticos, el ministro de Economía, Eduardo Garvich, reconoció a nuestro diario la existencia de un saldo disponible, al 30 de junio pasado, de unos $ 2.500 millones. “Lo que no debe olvidar Ascárate es que la Provincia tuvo que hacer frente a una planilla salarial y media en los primeros días de julio, que corresponden al salario y al medio aguinaldo del sector público y es allí donde se erogó el dinero”, expresó. Entre ambos compromisos con los más de 100.000 empleados públicos, el Poder Ejecutivo requirió unos $ 7.500 millones.

Si bien aclaró que no conoce en detalle la planilla difundida por el funcionario del Plan Belgrano, el ministro remarcó: “la Provincia no nada en la abundancia, pero se hacen las previsiones financieras con el fin de mantener las cuentas públicas en la senda del equilibrio, una de las cuestiones elementales del pacto fiscal alcanzado con la Nación”. Al respecto, agregó que ese acuerdo no contempla la quita de subsidios, que fue una decisión nacional que se adoptó en el Presupuesto.

Lo de este mes

Con una estimación de recaudación nacional de $ 426.973 millones durante este mes, el total de recursos girados a las provincias en forma automática ascendería a $ 127.715 millones, un 46,2% interanual más, según un informe de Economía & Regiones. De acuerdo con ese reporte de la consultora, el resultado demostraría, también, una caída real del 5,1% en los ingresos coparticipables si se tiene en cuenta la inflación estimada para julio (del 55,1% acumulada últimos 12 meses). “Solamente Buenos Aires tendría crecimiento en términos reales (63,3% de incremento en la coparticipación), por encima de la media nacional del 46,2% y de la variación interanual prevista para los ingresos asignados a Tucumán, del 42,6%. La cifra que se acumularía en el mes sería equivalente a una planilla salarial mensual ($ 5.500 millones).

Fuente La Gaceta


Nuestro Face