Policiales

Involucrado en el caso Lebbos fue arrestado en forma inesperada

Una situación tensa y extraña se vivió el pasado lunes por la noche en una vivienda de Santiago al 1.900. Una mujer y sus dos sobrinos aseguran que su casa fue violentada y robada, presuntamente por policías o ex policías, que se habrían llevado $ 50.000 y joyas de la vivienda. Pero la versión de la Policía es otra: que la familia no sería la legítima propietaria de la vivienda y que existe una orden de desalojo.

El saldo de este contrapunto fue todavía más inesperado: una de las personas que custodiaban la casa y que le impidieron el acceso a la denunciante es Leonardo Quiroga, un ex policía vinculado a la causa de Paulina Lebbos que tenía pedido de captura y que quedó detenido.

Según el relato de la denunciante, Elvira Delgado, había salido a la tarde de su vivienda y cuando volvió se encontró con dos personas en la puerta que le impedían el acceso. Además, dos puertas de entrada habían sido violentadas. Cuando entró a su casa a revisar sus cosas, además de que le faltaban $50.000 y joyas, encontró tirado un uniforme de la Policía y esposas, según contó su sobrino, Álvaro Jalil, quien la acompañó al lugar.

Alrededor de las 22.30 me llama mi hermano, que es remisero, y me dice que vaya urgente a la casa de mi tía porque habían entrado a robar. Cuando él fue a llevarla, se dieron con que había dos tipos, corpulentos, afuera de la casa y otros dos adentro“, relató Jalil. “Estamos muy asustados, porque recibimos mensajes amenazantes. Cuando llegó la Policía los agentes los saludaron dándole la mano a los tipos que estaban en la casa, los metieron a la camioneta sin esposas, los llevaron a la comisaría y a la media hora los liberaron. Es muy curioso todo y para nosotros es desesperante la situación“, expresó.

Según el sobrino de la víctima, había un auto y un taxi en la esquina de la casa de la tía haciendo de “campana” y los vehículos habrían quedado secuestrados. “Un pariente nuestro que trabaja en la Policía nos aseguró que los ladrones eran de la Brigada, y queremos que se investigue“, reclamó.

La versión de la Policía

No eran cuatro sino dos personas las que se encontraban en la vivienda. Uno de ellos es un civil y el otro, un ex policía que vestía una campera policial y que quedó detenido porque tenía pedido de captura. Al menos hasta esta tarde, la mujer (Delgado) no había denunciado ningún robo“, aseguró el comisario Ariel Galván, jefe de la seccional 7ª.

Galván sostiene que en el medio de la polémica se presentó otra mujer en la comisaría, Alejandra Fresia, manifestando que contaba con una orden de desalojo, asegurando que la vivienda no le pertenece a Delgado sino a ella, y que las dos personas que estaban en la puerta y que le impidieron el acceso a Delgado, habían sido contratadas por Fresia para dar cumplimiento a un Convenio de Mediación, procediendo con un cerrajero a abrir la puerta y dejarla cerrada para que no accedieran otras personas.

Efectivamente uno de estos masculinos llevaba la campera de la Policía, por lo que estábamos por denunciarlo por usurpación de títulos y honores. Pero cuando pedimos sus antecedentes, nos dimos con que tenía pedido de captura y quedó detenido. También nos dimos con que los muchachos Jalil (los sobrinos de Delgado) tienen antecedentes por usurpación. El otro hombre quedó en libertad porque la Fiscalía en primera instancia, al ver que hay un conflicto de propiedad, no dispone medida privativa de libertad“, detalló.

El detenido es Leonardo Ángel Quiroga, un ex policía vinculado al caso Lebbos, sentenciado por la Cámara Penal III  por el homicidio de Ramón Damián Lezama y que tenía pedido de captura.

FUENTE: La Gaceta

Nuestro Face