Policiales

Lagrimas, aplausos y bronca en el sepelio de Cristian Peralta

En medio de un profundo desconsuelo y entre llantos, aplausos y reclamos de justicia, a las 11 salió de la sala velatoria el coche fúnebre con el cuerpo de Cristian Peralta (37 años), uno de los dos policías que fueron asesinados ayer por la madrugada en el parque 9 de Julio.

La salida del coche fúnebre fue custodiado por decenas de uniformados que se formaron a los costados del auto. Mientras salía el vehículo, los familiares de Peralta rompieron en llanto y exclamaron seguridad y justicia. “¡Señores gobernantes, basta de muerte!”, bramó una mujer.

El cortejo fúnebre fue encabezado por motoristas del 911, mientras que el tránsito fue cortado de manera momentánea en las adyacencias de pasaje Padilla y Junín. Será inhumado en el cementerio San Agustín, de Yerba Buena.

El velorio de Sergio Páez González (43), en tanto, también se realizó en la sala del pasaje Padilla y se extendió hasta las 15, cuando el cortejo partió rumbo al cementerio Jardín del Cielo.

Peralta y Páez González fueron asesinados alrededor de las 4.30 de ayer, frente a la Casa Obispo Colombres. Ambos se encontraban haciendo recorridos en un patrullero del 911 cuando un hombre, en circunstancias que se investiga, abrió fuego contra ambos.

El sospechoso se movilizaba a bordo de una camioneta y vestióa una camisa blanca a lunares. La Policía conformó un identikit del acusado para intentar dar con él.

El jefe de la Policía de Tucumán, el comisario José Díaz, sin embargo, afirmó que la difusión del identikit perjudicó la investigación, al tiempo que afirmó que hasta el momento no tienen identificado a nadie.