Policiales

Fue detenido por secuestrar y golpear a su pareja y a sus hijos

Personal de la División Delitos contra las Personas a cargo de la Comisario Valeria Giménez Hernando, logró detener a un hombre que fue denunciado por su pareja por violencia de género y abuso sexual.

El jornalero no estaba en su domicilio cuando fueron a buscarlo pero gracias al trabajo de esta unidad especial, pudieron dar con el, en el instante en que fue a buscar a sus hijos a la casa de sus suegros, según informó la comisarío Giménez.

Según pudo determinarse, la victima vivió tres días de horror junto a sus hijos, rehén de su pareja en su propia casa. Todo comenzó el 6 octubre en la casa de la pareja, ubicada en Barrio Topa al sur de la capital, cuando el joven de 20 años decidió que su mujer no tuviera más comunicación con sus familiares, ni siquiera por teléfono. La peor parte de la pesadilla llegó cuando decidió maniatarla con un cable para poder abusar sexualmente de ella de manera sistemática y golpear a su hijo más pequeño, para después amenazarlo de muerte.

La chica de 20 años relató que su pareja y padre de sus dos hijos la tenía atada con un cable para abusar de ella. También golpeaba al más pequeño de los niños y los amenazaba de muerte. Esta dura y violenta situación duro tres días. La víctima logró escaparse el miércoles 9 de octubre, con los hijitos a la casa de sus padres. Ella temía por la vida de los tres porque les decía que los iba a matar. No dio detalles de como comenzó la pelea o si él era violento”, explicó Giménez.

Por orden del Juez Penal de Instrucción Facundo Maggio, a cargo de la IV Nominación, intervino un equipo con orden de allanamiento para detener al jornalero. Al llegar a la casa no encontraron al acusado pero si lograron secuestrar sus pertenencias que son clave para la investigación.

A raíz de esto, efectivos policiales custodiaron el domicilio a la espera del acusado. “Cuando llegamos a la casa no estaba, realizamos la requisa y secuestramos pertenencias importantes para la causa. Sabíamos que iba a volver a su casa o se dirigiría al lugar donde estaba la mujer con sus hijos. Hicimos un trabajo minucioso de inteligencia y vigilancia en ambas viviendas. Fue así que llegó a la madrugada del sábado 12 de octubre reclamando ver a los niños, de manera violenta, con amenazas y causando disturbios. Por eso dispusimos del personal para controlar la situación y reducir al agresor“, detalló Giménez.


Nuestro Face