Deportes

Renuncias en el hockey sobre césped: explotó la interna de los Leones

Ya no importa qué gestión se encuentre a cargo; hace un tiempo fue la que comandaba Aníbal Fernández, ahora el responsable es Miguel Grasso. La Confederación Argentina de Hockey sufre un nuevo cimbronazo a partir de las renuncias momentáneas de Gonzalo Peillat y Agustín Mazzilli en los Leones. Y no sería de extrañar que sigan más alejamientos en los próximos días, como una reacción en cadena.

Preocupa, sobre todo, porque se trata del seleccionado campeón olímpico en Río de Janeiro 2016, un equipo que había logrado una de las grandes gestas del deporte argentino en la historia y que se perfilaba para seguir entreverado con las potencias de siempre.

Ambos jugadores publicaron un mensaje idéntico vía Twitter para dar el portazo. Su principal línea argumenta: “Lamentablemente, los hechos que ocurrieron en el último tiempo me fueron quitando energía, lo cual no me permite continuar de la misma manera“.

Ese párrafo se refiere a las contramarchas de la CAH: luego de la renuncia en febrero de Carlos Retegui -habló de un desgaste en su gestión y de no poder comprometerse al “101 %”- llegaron las negociaciones por Alejandro Verga, con quien no terminaron de arreglar económicamente. Rolando Rolo Rivero, asistente del Chapa, viajó a Malasia para dirigir al seleccionado en la Copa del Sultán, que concluyó con un tercer puesto. Y en la noche del viernes se comunicó oficialmente que Retegui seguiría al frente del equipo por lo menos hasta el Mundial de la India, en noviembre próximo.

Justo un día después de este anuncio del regreso del Chapa cayeron las dos deserciones, que provocaron la bronca de Grasso contra los jugadores. “Lo anunciaron por Twitter. Si los intereses de ellos están en Europa, que se queden allá; acá hay muchos jugadores que quieren integrar el seleccionado, porque lo primero es la camiseta argentina“, dijo el titular de la CAH.

El cordobés dice que está dispuesto a dialogar con el crack de los córners cortos y con el habilidoso volante, pero siempre y cuando el canal de comunicación sea mano a mano y no a través de las redes sociales: “Si ellos me dan las explicaciones de la renuncia y se la presentan al DT, no tengo ningún problema, pero con esa forma intempestiva que utilizaron no me da para llamarlos. Yo tengo valores“.

Es una coyuntura complicada, que seguirá sumando capítulos. Grasso adelanta que hasta está dispuesto a que los Leones “vuelvan a arrancar varios escalones abajo” con tal de purificar el ambiente. En algún momento, debería existir un consenso entre las partes.

FUENTE: La Nación


Nuestro Face