Mundo

Sinaloa en llamas: capturan y liberan al hijo del Chapo tras una violenta insurgencia narco

Ovidio Guzmán López, hijo del capo narco “El Chapo”, fue finalmente liberado después de la agobiante presión que ejerció la narcoinsurgencia del Cártel de Sinaloa, en una hecho sin precedentes en México. Durante toda la tarde de este jueves, los grupos criminales desataron una ola de violencia en Culiacán, con balaceras, bloqueo de carreteras e incluso la toma estratégica de aeropuertos militares. Una verdadera acción bélica hacia las autoridades.

El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, ofreció una conferencia de prensa sobre los hechos en Sinaloa, donde comandos fuertemente armados se enfrentaron con las Fuerzas Armadas tras la detención de Ovidio, alias “El Ratón”. El argumento del Gabinete de Seguridad fue que se había tratado de un patrullaje de rutina, y que -casi de casualidad- se encontraron al hijo del Chapo.

Esta versión quedó rápidamente en entredicho, con videos enviados desde Culiacán, que mostraban la llegada un robusto convoy con decenas de efectivos. Toda la cadencia de un operativo típico de detención de capos narco. “Para preservar la paz de ciudadanía, este Gabinete decidió suspender dichas acciones”, anunció Durazo.

Durante algunas horas quedó flotando en el ambiente la idea de una inminente liberación de Ovidio, a cambio de la pacificación en Culiacán. Un dato: los efectivos de la Guardia Nacional habían quedado acorralados en ese territorio, y se les hacía imposible trasladar al detenido.

Ovidio “El Ratón” Guzmán es miembro de la familia del Chapo con su segunda esposa y era buscado por las autoridades de Estados Unidos bajo cargos similares a su padre.

Horas más tarde, fuentes del Gobierno empezaron a confirmar -por ahora en off the record- que fue el propio Andrés Manuel López Obrador quien dio la orden de liberar al hijo del Chapo. Se vienen horas de análisis para comprender quién dio la orden de ir en búsqueda de un personaje que -sin dudas- tomaría represalias. Por estas horas, ya hay algunas acusaciones cruzadas entre los funcionarios de seguridad.

Con la liberación de Ovidio, el abogado del Chapo Guzmán -José Luis González Meza- confirmó que ya había “aparecido”. Los mensajes del letrado fueron punzantes: “Quiero pensar que el Gobierno se equivocó de persona. Pero quiero decirles que la familia está muy tranquila”.

“La familia lo dio como perdido toda la tarde, porque nadie sabía nada. Se dieron algunos informes, pero nada en concreto o serio en el sentido de que había sido detenido. A lo mejor se equivocaron y lo confundieron con otra persona. Quizá mañana cuando la familia me brinde información, podremos dar otra información. Pero ya apareció”, concluyó el abogado.

No está claro hasta donde llega ni que implica el retroceso del gobierno ante el gravísimo episodio de narcoinsurgencia, que incluso disparó alertas de seguridad del gobierno de los Estados Unidos. Pero la tensión en el gabinete fue total y no está claro hasta donde la captura del hijo del Chapo fue un operativo diseñado por Sedena y hasta donde un hecho fortuito como dijo Durazo.

La detención de Guzmán provocó una ola de violencia en la capital de Sinaloa. Un comando armado desató el caos en Tres Ríos, Culiacán, con balaceras en las calles y una fuga importante de entre 30 a 20 reos del penal de Aguaruto luego de que mataran a dos custodios, de acuerdo con el secretario de Seguridad Pública del estado, Cristobal Castañeda Camarillo, quien confirmó la entrada de fuerzas de seguridad al centro de readaptación social.

Fuentes al interior de la policía estatal informaron que el caos en el penal de Aguaruto fue desatado cerca de las 3:00 pm en represalia por el arresto, en cuyo operativo habrían participado elementos de la Guardia Nacional y de la Secretaría de la Defensa. La tensión al máximo y la confusión generalizada cundió en Sinaloa, porque -según reportaron medios locales- la captura del narcotraficante tuvo como escenario la avenida Álvaro Obregón, arteria principal de la capital estatal.

Alertados del arresto, miembros del Cártel de Sinaloa que integran las células que dirigen los hijos de Guzmán Loera se habrían trasladado a la Fiscalía de Justicia del Estado, donde inició el enfrentamiento entre las fuerzas federales y los criminales. Videos en redes sociales muestran a soldados desplegándose en el lugar, parapetados tras el ataque.

Una hora después, el Gobierno de Sinaloa informó que ante los “hechos de alto impacto” ya se trabaja en conjunto entre los tres órdenes de gobierno para “restablecer el orden y la tranquilidad”, suspendiendo las clases en todo el estado este jueves y mañana viernes. “El llamado a la población en estos momentos es a mantener la calma, a no salir a las calles y a estar muy pendientes de avisos oficiales sobre la evolución de estos acontecimientos. Hay un trabajo contundente de las Fuerzas Armadas en bien de la seguridad de Sinaloa y de México”, refirió Quirino Ordaz a través de una breve tarjeta informativa.

Antecedentes

En junio de 2016, un comando fuertemente armado irrumpió en la comunidad La Tuna del municipio de Badiraguato, lugar de nacimiento del Chapo, mató a 3 personas y saqueó la casa de Consuelo Loera, madre del capo, robando -entre otras cosas- dos vehículos y al menos otras tres motocicletas todo terreno.

Menos de dos meses después, el 14 de agosto cerca de las 21:00 horas, otro grupo a punto de pistola entró al restaurante “La Leche” en Puerto Vallarta, Jalisco, y secuestró a Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, dos hijos más del líder fundador del Cártel de Sinaloa. Pese a sus diferencias con el Mayo Zambada, el otro líder que quedó a cargo de la organización criminal tras el arresto del Chapo, negoció a favor de los herederos y los soltaron vivos./lapoliticaonline

 

 

Se suspendió el clásico entre Barcelona y Real Madrid

Etiquetas

Nuestro Face