Política

Líderes internacionales que estarán presente en la asunción de Alberto Fernández

Una decena de líderes internacionales arribarán a la Argentina para participar este martes de la asunción del nuevo presidente Alberto Fernández en el Congreso de la Nación.

Desde Chile llegará Sebastián Piñera con un pequeño grupo de funcionarios y colaboradores. Las urgencias en el país trasandino no permiten una estadía muy prolongada del mandatario, aunque tiene previsto reunirse primero con Mauricio Macri y posteriormente sostener algunas reuniones bilaterales con otros mandatarios que asistirán al cambio de mando. Piñera estará afuera del Palacio de la Moneda menos de 24 horas.

A diferencia del chileno, el reciente presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, cruzará el Río de la Plata acompañado por una nutrida comitiva. La mayoría de los 13 ministros que los escoltarán desde marzo de 2020 serán de la partida. “Hay que mandar un mensaje de mucha calma y tranquilidad de que las relaciones entre Uruguay, Brasil, la Argentina, Paraguay, el Mercosur, van a ser buenas sin perjuicio de los perfiles ideológicos”, remarcó Lacalle Pou, al revelar que había charlado por teléfono con Alberto. Se espera que la comitiva oriental se complete con el saliente Tabaré Vázquez, y José “Pepe” Mujica, amigo personal de Fernández y asiduo visitante de Buenos Aires.

El papa Francisco dispuso que sea el nuncio Apostólico de Uruguay, el alemán Martín Krebs, quien represente al Vaticano en la ceremonia de jura. Krebs, de 63 años, actúa como embajador de la Santa Sede en el país vecino desde mediados de 2018. El prelado designado por el pontífice llegará este lunes desde Montevideo y estará en el Congreso.

El presidente estadounidense Donald Trump envió una reducida delegación liderada por el secretario de Salud, Alex Azar. Al ex ejecutivo farmacéutico lo acompañarán otros diplomáticos de EEEUU con residencia local y ocupaciones en la Embajada.

El gobierno británico delegó la representación en la parlamentaria Gloria Hooper, quien llegó el fin de semana a Buenos Aires. La baronesa aprovechó los días de anticipación y el domingo participó del “High Tea” organizado en el Museo de Arte Tigre con la madrina del evento Mirtha Legrand. Luego fue testigo de la Procesión Náutica de La Virgen. Hooper es presidenta del grupo de amistad parlamentaria con América Latina y tiene antiguos vínculos políticos con varios legisladores nacionales.

Ya arribó procedente del caribe el cubano Miguel Díaz-Canel. El sucesor de Raúl Castro está acompañado por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla y el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca. Desde Europa también se instaló la primera ministra de Serbia, Ana Brnabic, según se informó oficialmente.

El presidente paraguayo Mario Abdo Benítez confirmó su asistencia. Abdo fue uno de los pocos presidentes de América Latina que ofreció asilo a Morales, tras el Golpe de Estado en Bolivia, y ese gesto fue agradecido públicamente por Alberto. “Lo llamé preocupado por la situación e inmediatamente, con gran generosidad, me dijo que las puertas de Paraguay estaban abiertas para Evo Morales, para asilarlo y darle tranquilidad”, señaló el jefe de Estado argentino. En ese momento no hizo falta porque México ya había dado la ayuda. “Mi gratitud al presidente Abdo”, insistió Fernández.

 

Las ausencias y las dudas
El gran ausente a la cita será Jair Bolsonaro, presidente del principal socio comercial de la Argentina. El mandatario repudió el triunfo electoral de Alberto y fue uno de los primero en la región en sembrar la incertidumbre sobre el traspaso de mando. Se especula que podría llegar en su lugar el ministro de Ciudadanía, Osmar Tierra. Los faltazos del excéntrico Bolsonaro y de su vice Hamilton Mourao anticipan un ríspido camino a transitar en la relación bilateral con Brasil. El neurólogo Terra es un ministro de segunda línea, que ya estuvo en la gestión de Michael Temer.

Otra ausencia destacada será la de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela con estrechos vínculos con más de un funcionario del nuevo gabinete nacional. Tampoco será de la partida el autoproclamado mandatario caribeño Juan Guaidó.

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador se excusó personalmente. En su lugar, llega la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, una destaca funcionaria del gabinete azteca. La llegada de Sánchez Cordero coincide con un mini escándalo con el embajador mexicano en la Argentina, Óscar Valerio Recio. El diplomático fue filmado y detenido acusado de robar un libro en la emblemática librería El Ateneo. En las imágenes difundidas por los medios, se puede ver a Valerio, de 76 años, tomando el libro, cuyo valor es de $ 598 (unos 9 dólares), y escondiéndolo entre las hojas de un periódico. El papelón terminó con un pedido de disculpas de AMLO y una orden del canciller Marcelo Ebrard de regresar al país azteca.

El derrocado presidente boliviano Evo Morales permanece en Cuba, tras su estadía en México. Es Aunque el propio Evo y Alberto expresaron sus deseos de verse en suelo argentino, por ahora es una incógnita si será posible. Las heridas en Bolivia están a flor de piel y siguen las tensiones diplomáticas entre países. Macri antes de dejar el mando le pidió a su sucesor que reconozca a la presidenta designada interina irregularmente Jeanine Áñez Chávez, quien no fue invitada para la ceremonia. El Gobierno de Alberto considera que lo que ocurrió en Bolivia fue un Golpe de Estado. Si Evo llega al país podría recibir inmunidad diplomática y radicarse definitivamente aquí.

Fuente: Ambito.com

 

La fiesta de asunción de Alberto Fernández en Plaza de Mayo

Nuestro Face