Sociedad

Protesta en Graneros para pedir por las obras en una escuela que, a un año de las inundaciones, sigue igual

Los padres de los alumnos de la escuela 295 de Alto El Puesto (Graneros) se resisten a que sus hijos sean derivados, por razones de seguridad, a la escuela 159 de La Invernada. La decisión del Ministerio de Educación obedece a que Defensa Civil de la Provincia clausuró el edificio, al profundizarse el riesgo de que el local escolar termine tragado por un inmenso pozo que dejó una creciente el año pasado.

“No queremos que nuestros chicos comiencen a ir a La Invernada, no sólo porque queda a más de ocho kilómetros, sino que creemos que de esa manera las autoridades se van a olvidar de construir una escuela nueva. Necesitamos asegurarnos de que las criaturas no van a perder su institución”, apuntó María Emilia Montero. “Se los podría mandar cuando veamos que se comenzó a construir el edificio, pero hasta ahora nada” advirtió.

Los vecinos hicieron oir sus quejas durante una protesta que protagonizaron ayer a la mañana, cortando el tránsito de la ruta 38 a la altura de La Invernada, en el acceso a Alto El Puesto. La manifestación, que se prolongó hasta el mediodía, generó una gran congestión del tránsito. Hoy podrían repetir el corte si no reciben una respuesta clara a sus demandas. Insistieron en que quieren que se les garantice la construcción del nuevo establecimiento.

Transporte

El Ministerio de Educación dispuso la contratación de un ómnibus para el traslado diario de los 50 chicos hasta La Invernada. Como los padres se oponen, los alumnos no pudieron iniciar el nuevo ciclo lectivo. “Nos prometieron edificio nuevo y lo único que hicieron hasta ahora fue extraer una muestra de suelo para su estudio”, se quejó Andrea Medina.

Fue hace exactamente un año que una descomunal creciente socavó gran parte del inmueble en el que funcionaba la escuela de Alto El Puesto. En el patio quedó abierto un pozo de unos 10 metros de profundidad y 30 de diámetro. La dimensión del cráter dejó perplejo a todo el vecindario. Un aula y otras dependencias cedieron y el resto de la estructura, aunque quedó en pie, evidenciaba los riesgos propios de estar cerca del vacío. No obstante, una parte del establecimiento fue habilitado y se dictaron clases durante el 2017.

Este año el pozo se agrandó un poco más, al ceder parte del suelo. Por esa razón, y luego de inspeccionar el sitio, Defensa Civil resolvió la clausura. “Así como está no se podía dictar clases. Hay un riesgo claro de que el socavón avance debido a las condiciones poco firmes del suelo. De ahí que se entendió que a los chicos no había que someterlo a semejante peligro”, expuso la docente Juana Lazarte, supervisora de la zona.

“La gente tiene que entender que se trata de una medida transitoria y en resguardo de sus propios hijos. Ya está la decisión de construir la nueva escuela en un terreno donado por el fallecido ex intendente Roque Graneros.” añadió. Aunque los alumnos del primario no van a La Invernada, sí lo hacen los adolescentes del nivel medio.

Denuncias

Los manifestantes advirtieron que otra razón para no enviar a los chicos es que a causa de tres presuntos casos de meningitis se suspendieron las clases en La Invernada durante los últimos días. “Hubo un hecho sospechoso, nada más, pero en ningún momento fue confirmado. Igual hemos dispuesto la fumigación”, dijo la supervisora.

Durante la protesta los vecinos reclamaron una solución integral a los problemas de desagüe que tiene el pueblo. “La escuela estaba a 500 metros del canal que la hizo colapsar. Y todo porque nunca se atendieron las malas condiciones del sistema de escurrimiento de las aguas”, indicó José Bazán. 

Fuente: La Gaceta


Nuestro Face