Sociedad

El agua de Mar del Plata es la más fría de los últimos seis veranos

Desde el momento en que los oceanógrafos comenzaron a medir la temperatura del mar en Mar del Plata, trabajo que comenzó hace seis años, el agua está más fría que nunca. Las mediciones que se hacen en base a un termómetro que obtiene los datos en intervalos de cinco minutos arrojaron un resultado concluyente: la temperatura promedio es la más baja de los últimos seis años.

Un informe del Gabinete de Oceanografía Física del Instituto Nacional de Investigación y Desarollo Pesquero (Inidep) indica que en diciembre la temperatura media en la superficie cayó 1,3ºC y promedió los 17,7º, en tanto que en lo que va de enero la caída respecto al promedio fue de 1,2ºC y ayer el agua registró una temperatura de 18,4º.

Las causas, según los oceonógrafos, son eminentemente meteorológicas, como la menor radiación solar producto de recurrentes días y horas de nubosidad. A ello se agrega la presencia repetida de vientos del noreste, paralelos a la costa, que provocan un fenómeno que denominan “surgencia”: es cuando las ráfagas desplazan el agua de la capa de superficie, que es la de mayor temperatura, y su lugar lo ocupa el agua “más fría y rica en nutrientes” que sube desde lo más profundo.

Graciela Molinari, oceanógrafa del Inidep, explica que la medición que se hace desde 2013 se lleva adelante con un termómetro digital SBE 38 instalado en la playa Bristol, en el Muelle de Pescadores. Los datos que surgen luego se confirman comparando con otra medición que se toma en la escollera norte, frente a sede del Inidep.

“Los valores diarios son inferiores a la media esperada. En diciembre teníamos una media de 19º, y registramos 17,7º. Lo notable es que los promedios diarios desde el mes de diciembre vienen siendo de los más bajos”, explicó. Lo que se observó hasta el jueves siguen la misma tendencia.

En la segunda semana de enero la temperatura del mar debería ubicarse entre los 20º y los 21º, y hoy (por ayer), en una medición a media mañana en la escollera norte, el termómetro indicó 18,4º. “Esperábamos 21,1º para enero y hemos llegado a tener 23º en otros años”, recordó Molinari refiriéndose a un fenómeno que se dio hace tres temporadas.

La diferencia entre los números no parece mucha, pero en el agua un grado más o menos se hace sentir. La inestabilidad del tiempo (un día de sol, tres dominados por las nubes) les juega en contra hasta a los surfistas cuyo atuendo desnuda el problema del frío: en pleno enero siguen calzando trajes de neoprene y son contados los que se atreven a usar la lycra.

Para los bañistas sensibles, permanecer en el mar no es un placer. Vale una zambullida y salir.

Lo ocurrido casi tres años atrás, en febrero de 2017, sirve para ilustrar un contraste y lo que valen un grado más o menos. Entonces Mar del Plata fue noticia nacional por su mar color turquesa, sus aguas calmas y la temperatura que había trepado a 23ºC. El comentario de los bañistas era que se sentían como en una playa del Caribe, aunque lo más correcto hubiese sido que señalaran a Río de Janeiro o Buzios donde la temperatura oscila entre los 25 y 27 grados.

“Claro que esta temporada está mucho más fría y lo estamos sintiendo, es el comentario general”, afirmó al diario La Nación Carlos Pinasco, que con 69 años habitualmente sale a nadar con un grupo de amigos en Playa Grande. “Salimos con traje de neoprene porque de otra manera sería difícil de soportar”, afirmó poco después de haber completado el circuito por la escollera norte.

Lo mismo de Mar del Plata ocurre en el resto de las playas de la Costa Atlántica, corrobora la oceanógrafa Molinari, excepción que puede darse en la costa norte, cerca de San Clemente del Tuyú, donde puede haber uno o dos grados más por la influencia del agua que llega desde el Río de la Plata.

Además de la temperatura, los registros se cotejaron vía satélite. Lo hizo el ingeniero Ezequiel Cozzolino, del Subprograma de Sensoramiento Remoto del Inidep, y las pantallas mostraron el predominio de los vientos del sector norte, la baja temperatura en la superficie del mar, y la amplia cobertura nubosa.

El de ayer viernes fue un día como tantos otros de esta temporada, con 23,6º pasado el mediodía y muchas nubes, pero el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional anticipó una mejora a partir de hoy, con una máxima de 32º y mañana domingo con una temperatura que podría ser récord de este atípico enero, de 35º. Tal vez el mar que tantos turistas van a buscar recupere algo de calidez.

Fuente: La Capital

 

Falleció Juan Carlos Saravia, el patriarca de Los Chalchaleros

Nuestro Face