Actualidad Sociedad

Una laguna en la avenida América permite que le roben a los automovilistas

Ariel Paz frenó su auto el pasado sábado al mediodía cuando circulaba por la avenida América al 2.400 desde Lomas de Tafí, donde vive. Sobre la mano de la avenida que va hacia el sur vio que se había formado una laguna que ocupaba todo el ancho de la vía, justo antes del puente para cruzar el canal.

Dudó un segundo si podría pasar o no, porque a pesar de que habían transcurrido dos días desde la fuerte tormenta, seguía inundada completamente toda una mano de la avenida. Los autos que estaban atrás suyo tomaron un “caminito”: cruzaron la platabanda -ese sector es el único libre de yuyos, por el tránsito constante-, avanzaron una cuadra en contramano hasta retomar la mano correcta luego de cruzar el puente sobre el canal. La maniobra es peligrosa, porque los conductores que avanzan en contramano no pueden ver si viene otro vehículo en dirección contraria. Salvo los camioneros y algunas camionetas, el resto sigue el desvío.

Hay mucha agua aunque la tormenta ya pasó. Hace como 10 años que es así: se junta mucho líquido y no se puede pasar. Ahora dudaba y por eso no me metí en contramano como hacen los demás autos”, comentó Paz, mientras terminaba de dar marcha atrás para evitar la laguna.

La tarea del Municipio

La situación alertó a la Municipalidad de San Miguel de Tucumán. Una cuadrilla había intentado drenar el jueves (la tormenta fue el miércoles) el sector inundado desbloqueando las alcantarillas que desembocan directamente en el canal. El director de Obras Viales del municipio, Herminio Gabriel Veglia, explicó que los operarios se habían dirigido al lugar para trabajar con maquinaria especial, pero un grupo de personas armadas les impidió la labor: los amenazaron ¿El motivo? Aparentemente tapan a propósito los desagües para facilitar las inundaciones; cuando los conductores desprevenidos se meten en el agua, ellos aprovechan para robarles.

El personal municipal trataba de destrancar los imbornales y han sido amenazados por gente armada; les dijeron que si ellos los destrancaban iban a volver a taparlos. No podemos trabajar sin custodia”, explicó el secretario municipal José Luis Avignone. En el lugar de los hechos, mostró los mensajes de WhatsApp en los que Veglia advertía la situación a sus superiores.

Avignone insistió en que, si bien no se realizó una denuncia policial, informará por escrito al Ministerio de Seguridad de la provincia, a cargo de Claudio Maley. Su objetivo es solicitar apoyo policial durante los operativos de limpieza que realiza el municipio.

Cuando nos brinden seguridad procederemos también con el desmalezamiento, porque esto está muy descuidado y no puede estar así”, agregó Avignone.

En este sector de la avenida América se conectan los barrios Feput, Alto América, Villa Muñecas, el loteo El Antigal, Kennedy y el sector oeste del mega barrio Lomas de Tafí. Hacia el norte de la avenida, desde Francisco de Aguirre hasta el canal, unos matorrales enormes cubren unos 300 metros en los que también hay basura y escombros. Estas cuadras de la avenida América se abrieron al tránsito en 2014 luego de la inauguración de Lomas de Tafí y a causa del reclamo de los vecinos, que necesitaban una nueva conexión con la capital para descomprimir los accesos por Viamonte y Ejército del Norte.

Pasan las elecciones…

Miguel Ángel Orieta estaba indignado por haberse visto obligado a optar por el desvío: “soy contratista, paso todos los días por acá. Antes de las elecciones había una camioneta de la Municipalidad y estaba todo limpito. No había matorrales, basura, porquería ni agua acumulada. Ahora está sucio y abandonado. Nos tienen de estúpidos, porque apenas pasan las elecciones ya queda todo a la buena de Dios. Me tienen cansado todos los políticos. Pasan las elecciones, nadie cuida nada, las camionetas vienen a tirar basura acá, es todo un asco, se tranca el desagüe y esto es un peligro porque hay que pasar en contramano”, despotricó.

Ricardo Szquer, de 63 años, frenó la camioneta antes del cruce. “Pasé por acá la noche de la tormenta, porque vivo en Tafí Viejo y trabajo en la capital. Siempre paso por acá porque la visito a mi hija, que vive en Lomas de Tafí. Había una enorme cantidad de agua cuando pasé, y parece que perdí la chapa patente. Vuelvo a ver si la encuentro”, comentó el hombre. “Después de tantos años de andar atravesando la ciudad con lluvia, cuando se larga te tenés que quedar donde estás”, concluyó. Cruzó la calle, porque en una casa están colgadas algunas patentes perdidas en la “laguna”. Szquer tuvo buena suerte: recuperó la suya

Depósito de patentes

Martín Horacio Costilla vive justo frente a la “laguna” que genera problemas, en avenida América y un pasillo que lleva a una hilera de casas precarias. Él tiene colgadas unas 30 chapas patentes de autos en el frente de su casa; se han desprendido de vehículos que intentaban cruzar la avenida llena de agua. Cuando el agua se evapora quedan al descubierto. “Mirá, el otro día vino un equipo de la Municipalidad a destrancar con una máquina y se fueron rápido. No sé qué habrá pasado, pero el problema acá con el agua está hace varios años. El tema es que el caño de desagüe que hicieron es chico, se taponó con barro y el agua sale muy lentamente, por eso es que va drenando muy despacito”, explicó Costilla. “Nosotros en mi casa somos muy solidarios con la gente, constantemente se terminan ‘quedando’ y nosotros salimos a empujarlos para sacarlos, si no te aseguro que les roban”, agregó.

Un auto intentó cruzar pero el motor se ‘ahogó’: el nivel del agua tapaba las ruedas. El conductor iba en primero, pero dejó de acelerar. Error: le entró agua por el caño de escape. Costilla se metió en el laguna y ayudó a sacar el auto. Mientras colaboraba quitando el filtro de aire para que se seque y llamaban a una grúa, Juan Carlos Santo frenó en su casa.

Ayer a la tarde pasé y debe ser que se me cayó la patente. Así que me vine”. Santo encontró su chapa. “Antes supo haber una patrulla de esas municipales que cuidaban que no se formaran basurales. Ahora se volvió a formar uno y eso después tapona las ‘bocatormentas’ con la lluvia. Es cuestión de que la Municipalidad vea cómo resolver esto”, agregó el hombre.

Costilla se sentó en la vereda. “Antes no estaba abierta la avenida América. Después la abrieron para llegar a Lomas, pero no hicieron el desagüe. Se llenaba de agua y tapaba las dos manos. Después hicieron el desagüe, pero es un caño muy chico. Ahora no viene la Municipalidad ni a limpiar ni a controlar que no se vuelva a formar el basural. La gente tira animales muertos, huesos, basura de todo tipo y tenemos que convivir con esto”, comentó.

Sobre las patentes, es simplemente una manera de ayudar. Si alguien viene y la encuentra se la lleva. Me dejan alguito a voluntad, $ 200 o $ 400. La otra noche estábamos comiendo y sentimos unos alaridos. Pensábamos que habían asaltado a alguien, pero era una mujer en un auto que quedó atrapado en el agua y estaba con tres niños. Salimos a ayudarlas. Si no fuera porque salimos los vecinos a socorrer, la gente quedaba expuesta a que pasen los motochorros y les roben”, insistió.

Enumeró un listado de necesidades en el barrio: limpieza y desmalezamiento, ampliación del desagüe, reparación de las defensas del canal, una plaza (ver nota aparte) y que se instale un complejo semaforizado en el cruce de la avenida América y la Diagonal 90, por donde transitan las líneas de colectivos 19 y 8.

FUENTE: La Gaceta


Nuestro Face