Policiales

A juicio dos imputados por asaltar a dueños de una estación de servicios

A partir de la investigación penal preparatoria llevada a cabo por el Ministerio Público Fiscal, a través de la Fiscalía de Robos y Hurtos II, a cargo de Ernesto Salas López, se requirió la elevación a juicio contra los imputados por dos ataques bajo la modalidad “rompevidrios” contra los propietarios de una estación de servicios ubicada en barrio Norte, en la capital tucumana.

La causa que tiene como imputados a Gustavo Fernando Maza, de 34 años, y Mauricio Gabriel Contreras, de 24 años, acusados por los delitos de “asociación ilícita en concurso real con el delito de robo agravado, por ser cometido en poblado y en banda, en grado de tentativa”, por un hecho ocurrido el 1º de marzo de 2019; y del delito de robo agravado por el uso de arma de fuego, por un ataque registrado el 29 de marzo del mismo año.
Para el fiscal, Maza y Contreras formaban parte de una banda destinada a cometer hechos delictivos, disponiendo de una logística y de los medios correspondientes.

Primer hecho
De acuerdo a la investigación penal, el primer hecho se produjo el 1º de marzo de 2019, a 10:30 horas aproximadamente, en circunstancias que el empresario Pablo Napadensky, quien circulaba en una camioneta Honda HRA, detuvo el vehículo en el semáforo de avenida Soldati y calle Honduras. En esa ocasión, Maza, previo a romper la luneta trasera de la camioneta, ingresó al interior del rodado y sustrajo una bolsa que contenía $200.000, además de una notebook que se encontraba en un portafolios, elementos que el ladrón conocía que se encontraban en ese vehículo, en virtud de la información que le había brindado Contreras, quien trabajaba en la estación de servicios propiedad de Napadesky. Una vez cometido el delito, el ladrón se dio a la fuga del lugar con los elementos sustraídos, en dirección a una motocicleta tipo enduro donde lo esperaba otro sujeto.
La victima descendió rápidamente del rodado y persiguió al asaltante, logrando darle alcance, empujándolo y consiguiendo arrojara los elementos de los que se había desapoderado a Napadesky. Maza escapó a bordo de un auto que lo aguardaba en avenida Soldati.

Segundo hecho
En tanto, el 29 de marzo, también del año pasado, alrededor de las 9:00 horas, a partir de la información de los movimientos de dinero proporcionada por Contreras, en circunstancias que Daniel Dian (socio de la estación de servicios) se dirigía junto con el encargado Héctor Movane en un automóvil Toyota Etios, desde ese local a depositar $ 400.000 en una entidad bancaria, y en momentos de detener la marcha en el semáforo de Marcos Paz y 25 de Mayo, Maza rompió la ventanilla del lado del acompañante, donde se encontraba Movane, y colocándole un elemento en el cuello, previo a amenazarlo, se apoderó de una bolsa que contenía el dinero, para darse a la fuga en una motocicleta.
En cuanto a los roles, conforme los hechos, desde la Justicia se sostiene que mientras Maza actuó como ejecutor de los mismos, Contreras cumplía una función de planificador y facilitador de los movimientos internos y financiero de la estación de servicios en la cual cumplía actividades laborales, encontrándose en el mismo la figura de partícipe necesario.
“La cooperación necesaria es entendida como aquella que fundamentalmente significa la presentación de ayuda para que el hecho se consume, queriendo que el acto delictivo se realice. En este caso puntual está dada por la información que tenía Contreras de los movimientos de la estación de servicios donde se desempeñaba laboralmente y facilitadas a Maza”, expresó el fiscal al formular el requerimiento de elevación a juicio.

 


Nuestro Face