LPTV Política

Ante el paro de colectivos extraña que el Gobierno no haya recurrido a la conciliación obligatoria

El primer día de paro de colectivos se cumple con un marcado ausentismo de alumnos y docentes en las escuelas públicas, al igual que en los hospitales y muchas dependencias de organismos públicos, paralizando virtualmente a la provincia. Ante este triste panorama, resulta incomprensible que el gobierno provincial no haya recurrido a la conciliación obligatoria, como lo hizo cuando quiso evitar el paro docente, el viernes 28 de febrero pasado.

La reacción del gobierno en las últimas horas del lunes, cuando el paro de UTA ya estaba anunciado, fue anticipar que denunciará penalmente a los empresarios, aduciendo que la Provincia pagó los subsidios y que por lo tanto, son ellos los responsables del perjuicio que el paro ocasionará a la actividad socioeconómica provincial.

Incluso, de acuerdo a versiones periodísticas el vicegobernador Osvaldo Jaldo estaría dispuesto a revisar las concesiones de las empresas que cumplen con la prestación en las líneas interurbanas, marcando un quiebre total en el “romance” que existía con los empresarios de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (AETAT).

Este martes, el directivo de AETAT, Luis García, anticipó que el paro podría extenderse hasta el próximo viernes, siempre y cuando no aparezca antes uno de los dos subsidios que les adeuda la Nación en concepto de subsidio.

Suponer entonces que hasta entonces no habrá clases o la gente no podrá recurrir a sus empleos, debería ser resuelto por el gobierno de Juan Manzur apelando a las herramientas legales con las que cuenta, como dictar la conciliación obligatoria a través de la Secretaría de Trabajo y propiciar un tiempo de negociación y evitar de ese modo un paro tan violento.

 

Etiquetas

Nuestro Face