Sociedad

Alcohol en gel: la cadena desconocida del “oro” en tiempos de pandemia

Es un producto casi olvidado en las góndolas con renacimientos esporádicos. Nunca llegó a ser un clásico, pero en medio de una pandemia, se convirtió en el objeto de deseo -o mejor dicho, de necesidad- preferido en todo el mundo.

Solamente en las primeras dos semanas de marzo, en algunas farmacias la demanda de alcohol en gel aumentó casi un 600% con respecto al mismo mes del año anterior, cuando casi nadie escuchaba o leía la palabra “coronavirus”. El pico de compras inusual obligó a que todas las empresas involucradas en la cadena de producción reajustaran sus esquemas y llevó al Gobierno a revisar por completo el rol de cada una.

Esa cadena empieza tierra adentro, donde se producen dos commodities: la caña de azúcar y el maíz, los dos principales insumos del alcohol 96%, el material “base” del alcohol en gel. En los ingenios y las maiceras donde se produce alcohol, la mayor parte de lo que se destila se va a la versión 99%. A grandes rasgos, tiene menos agua y se utiliza para el bioetanol, que a su vez es un insumo de las naftas, por la necesidad de cumplir con un cupo establecido por el Gobierno para alcanzar el 12% de corte necesario en el combustible.

Por ejemplo, en el caso de los ingenios más grandes, entre el 80% y el 90% de la producción se destina al bioetanol. En las maiceras sucede algo similar. Según fuentes de los sectores, el riesgo de desabastecimiento en las materias primas es casi nulo, porque en ambos casos se podría reorientar la producción o transformar un sobrante de alcohol 99%, que eventualmente podría rehidratarse para ser de uso farmacéutico.

En este contexto, además, las maiceras y los ingenios no tienen ningún incentivo especial extra para utilizar su producción para la energía: el precio oficial del bioetanol está congelado desde diciembre.

 

La semana pasada hubo una reunión “virtual” entre los productores de commodities, los fabricantes y el Gobierno, donde se les pidió a los ingenios y las maiceras datos sobre su producción y se indagó en la formación del precio del alcohol en gel. Uno de los participantes alegó que, en el caso del alcohol líquido, en las últimas semanas el litro salió como insumo a $33 y terminó en las góndolas a $220. Sin embargo, y según reconstruyeron los convocados, el Gobierno estaba preocupado por algunos aumentos que se verificaron en cargamentos a granel.

En la actualidad, los ingenios y las maiceras que producen alcohol de todas las calidades están fabricando unos 1.250.000 metros cúbicos, explica el director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, Claudio Molina. De esa cifra, 1.100.000 metros cúbicos van al bioetanol y unos 140.000 metros cúbicos, a la industria licorera, agroquímica, perfumista y farmacéutica.

Tanto los ingenios como las maiceras aseguran que hay materia prima suficiente para evitar un desabastecimiento. Ignacio Duelo, gerente de Comunicación Institucional de Ledesma, aseguró a LA NACION que la cadena de alcohol se está abasteciendo normalmente y que hay stock suficiente hasta la próxima zafra, a mediados de mayo.

“No hay ningún problema de abastecimiento y, de última, en un estado de ‘guerra’ el alcohol para la nafta perfectamente se puede transformar en uso medicinal. Si tenemos que sacrificar el 75% de nuestra producción en pos de la salud, no hay dudas de que va a haber un cambio para que estén disponibles los litros necesarios”, subraya Jorge Rocchia, presidente de la compañía azucarera Los Balcanes.

En el caso del maíz, de casi 50 millones de toneladas del cereal solamente 1,5 millones se transforman en alcohol, explica Manuel Ron, presidente de Bio4, una productora de bioetanol que también fabrica un 20% de alcohol 96%.

 

El Gobierno comenzó a estudiar la posibilidad de reducir el corte de bioetanol de las naftas para que más fábricas de este insumo se dediquen a la producción del alcohol 96%, el farmacéutico. Así lo confirmaron a LA NACION fuentes de la Secretaría de Energía, y aclararon que analizan también qué otros instrumentos se pueden utilizar para favorecer la producción del alcohol en gel.

Fuente: La Nación

 

 

Preocupación en los empresarios azucareros por las fuertes declaraciones de Alberto Fernández


Nuestro Face