Economía

La actividad económica en la Argentina golpeada por la crisis mundial

La economía mundial va rumbo a la recesión y la Argentina no podía ser la excepción. Incluso antes de que estallara la crisis del coronavirus era uno de los pocos países que tenía pronósticos de caída del PBI. Pero ahora las proyecciones se volvieron directamente oscuras. De no producirse un milagro, la actividad sufriría su peor golpe desde el derrumbe del 2002, luego del estallido de la Convertibilidad.

El grueso de las medidas adoptadas por el Gobierno busca contener el impacto en los sectores más vulnerables, en particular a través de los $10.000 que se girarán en abril y casi seguro el mes siguiente. Las más de 3,5 millones de personas que se inscribieron para recibir esta ayuda en apenas dos días revela el grado de deterioro de la situación social. El desembolso, sin embargo, con suerte podría llegar para antes de Semana Santa.

Distintas estimaciones locales y del exterior ahora calculan que la economía argentina podría caer entre 5% y 6% este año, el triple de lo que se pronosticaba hace un mes. Sería el peor año desde el derrumbe de 2002

Ahora el equipo económico se abocará a una segunda etapa de contención, que es atender las necesidades de las pymes. De ello depende que no se produzcan quiebras masivas ante la decisión de paralizar una parte sustancial de la actividad económica para prevenir el avance del coronavirus. Se anunció ayer una extensión de dos meses para que las pymes ingresen en la moratoria que ya está abierta, pero las empresas precisan liquidez urgente. El economista Nadin Argañaraz sugirió una serie de medidas de urgencia para ayudar a las empresas: eliminación del pago de impuesto a las Ganancias en abril y prórroga por seis meses para los vencimientos de IVA, ingresos brutos y tasas municipales.

La pandemia del coronavirus y el freno de la actividad por el aislamiento forzoso no son los únicos factores a enfrentar por el Gobierno. La posibilidad cada vez más cercana de un default total y los altos niveles de marginalidad complican la búsqueda de medidas que permitan amortiguar los efectos de la crisis

Una carta elevada por la Cámara Argentina de Comercio al titular del Banco Central, Miguel Pesce, advierte que cerca del 70% del total de las “unidades productivas” de la Argentina (incluye comercio, servicios e industria) se quedó directamente sin facturación. “Esto pone en riesgo el pago de 2,5 millones de salarios a fin de mes”, señala. Aunque no hay cifras oficiales, hay empresas que sufrieron el rechazo de entre 50% y 60% de los cheques depositados al reabrirse el “clearing”, es decir entre el jueves y el viernes último. La cadena de pagos corre serios riesgos de romperse.

Fuente: Infobae

 

El Banco Central analiza apertura de sus entidades con restricciones


Nuestro Face