Mundo

EE UU acusa a trece rusos por interferir las elecciones

INFORME. El fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, al anunciar la acusación contra 13 ciudadanos rusos.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció este viernes que acusará a a 13 ciudadanos y tres entidades de Rusia por interferir en las elecciones presidenciales de 2016, con actividades en la Web que habrían comenzado en 2014, con el objeto de “sembrar la discordia en el sistema político” estadounidense.

“Un gran jurado federal del Distrito de Columbia presentó una acusación formal contra 13 ciudadanos y tres entidades rusas acusadas de violar las leyes criminales para interferir en las elecciones de EE.UU. y los procesos políticos”, señaló la Oficina del Fiscal Especial, Robert Mueller, encargado de investigar la llamada trama rusa o Rusiagate.

Al mismo tiempo, el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, admitió que la justicia estadounidense no había hallado pruebas de que la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 haya tenido algún impacto en el resultado.

El texto de la imputación subrayó expresamente que los acusados tenían “el objetivo estratégico de sembrar discordia en el sistema político de Estados Unidos, incluida las elecciones presidenciales de 2016”, y entre sus operaciones figuraron “el apoyo al entonces candidato (republicano) Donald Trump y denigrar a (la demócrata) Hillary Clinton”.

La justicia de EE.UU. acusó a 13 ciudadanos rusos de interferencia en las elecciones

Precisiones. El fiscal general adjunto de Estados Unidos, Rod Rosenstein, aclaró que la injerencia rusa no alteró el resultado electoral (Bloomberg).

Asimismo, identificó a la “organización” detrás de estas operaciones como “Internet Research Agency LLC”, con sede en San Petersburgo, que calificó “como guerra informática contra EE.UU. a través de identidades ficticias en redes sociales y otros medios de Internet”.

Hasta el momento, la investigación de Mueller sobre la trama rusa ha llevado al enjuiciamiento de cuatro personas relacionadas con Trump: su exasesor de seguridad en la Casa Blanca Michael Flynn; su exjefe de campaña Paul Manafort; su “número dos” en la campaña Rick Gates; y otro exasesor, George Papadopoulos, que trabajó para el magnate durante las elecciones.

Por su lado, el fiscal adjunto dijo que “no hay un alegato en los cargos presentados (contra 13 ciudadanos rusos) de que la conducta alegada haya alterado el resultado de la elección de 2016″, en la que resultó electo presidente Donald Trump.

La justicia de EE.UU. acusó a 13 ciudadanos rusos de interferencia en las elecciones

Acusación. El fiscal especial Robert Mueller investiga el Rusiagate en Estados Unidos (Reuters).

De acuerdo con Rosenstein los inculpados llevaron adelante “lo que ellos han llamado una ‘guerra de información’ contra Estados Unidos” con el objetivo de “diseminar la desconfianza hacia los candidatos y el sistema político en general”.

Como parte de esas actividades, las empresas y sus operadores “usaron identidades estadounidenses falsas o robadas” y se presentaban como “estadounidenses activos política y socialmente” en las redes sociales.

En esa campaña “se hacían pasar por activistas de base. De acuerdo con las investigaciones, los estadounidenses (que participaron de esos contactos) no sabían que se estaban comunicando con rusos”, apuntó Rosenstein.

El anuncio de la inculpación de los 13 ciudadanos y las tres empresas rusas había sido por Robert Mueller, un fiscal especial designado por Rosenstein para investigar la eventual colusión de la campaña de Trump con funcionarios de Rusia.

El presidente niega enfáticamente que haya existido cualquier complicidad entre su comité de campaña y funcionarios rusos para influenciar el resultado de las elecciones, y varias veces afirmó que el caso no pasa de una “caza de brujas”.

FUENTE: Clarín