Política

Por ahora lo único que mejora en el transporte son las tarifas

AUMENTO. El Concejo Deliberante capitalino autorizó una nueva suba del transporte urbano. La Gaceta / Foto de Martín Dzienczarski.

Con críticas al municipio por la falta de control en la calidad del transporte público, los concejales aprobaron una suba del orden del 30% a la tarifa del transporte público en San Miguel de Tucumán.

Por 16 votos a favor, los representantes vecinales subieron el boleto en las 14 líneas de colectivos urbanas de los $ 9,35 actuales (vigente desde enero de 2017) a $ 12,50: es decir, un incremento del 33%. También aumentaron la bajada de bandera de los taxis, llevándola de $ 13 a $ 17 -un incremento del 30%-, en tanto que la “ficha” cada 100 metros pasó de $ 1,30 a $ 1,70. Dos concejales de la bancada aliada a Alfaro, Acuerdo para el Bicentenario-Cambiemos, votaron en contra del ajuste: Sandra Manzone y Javier Aybar.

“Voy a hablar como obrero porque me parece que estamos entre empresarios. Los empresarios nos están tomando el pelo. Tenemos que velar por el bolsillo de los vecinos. Mi voto es terriblemente negativo al aumento”, sintetizó el peronista Aybar, también dirigente sindical de los empleados de comercio.

Los ediles aumentaron asimismo los precios de los abonos escolares y docentes, que se calcularán considerando cada viaje a $ 7,48.

La ordenanza aprobada fija que las nuevas tarifas entrarán en vigencia a partir del lunes. El secretario de Gobierno, Walter Berarducci, firmó el viernes por la noche los decretos de reglamentación de las normas.

Llamado extraordinario

A raíz del último paro de día y medio de los choferes de colectivos, quienes protestaron contra el pago en cuotas de sus sueldos, Alfaro y los concejales acordaron elevar las tarifas antes de que comience el período ordinario de sesiones (marzo).

La Municipalidad envió este viernes por la mañana un informe donde recomendaba que la nueva tarifa de colectivos sea fijada en $12,50. La comisión de Tránsito y Transporte se reunió a las 10 para tratar, entre otros temas, los incrementos. Alfaro firmó a las 14 el decreto para convocar a una sesión extraordinaria a las 17.30.

Suba a regañadientes

“No es fácil conceder un aumento en estas condiciones, pero era necesario hacerlo. Este tema nos ha excedido”, resumió el peronista Dante Loza, presidente de la comision de Transporte, mientras presentaba la ordenanza. El alperovichista criticó la política económica nacional y cargó contra el macrismo por no poder controlar la inflación.

Los empresarios, nucleados en la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) habían solicitado en diciembre un boleto de $ 15,98. En enero, por la inflación, elevaron sus pretensiones a $ 17,04. La semana pasada volvieron a modificar su propuesta: un boleto de $ 13 con incrementos mensuales de $ 0,50 hasta llegar a $ 17. En tanto, los taxistas habían pedido llevar la bajada de bandera a $ 20.

Manzone, quien en diciembre ya había adelantado su voto negativo, expuso durante más de media hora estadísticas y argumentos para criticar la calidad del servicio. Enumeró la cantidad de colectivos con aire acondicionado y rampas para discapacitados de cada empresa, y criticó las huelgas de los choferes de colectivos, a quienes acusó de colaborar con el reclamo de tarifa de los dueños de las empresas. “Hubiera sido bueno que el paro en lugar de día y medio durara 48 horas, para que la intendencia pudiera revocar las concesiones, como marcan las ordenanzas”, ironizó.

El opositor Ricardo Bussi responsabilizó al intendente y a los funcionarios de la cartera de Tránsito municipal por la prestación del transporte público. “Llamemos a los funcionarios al recinto y los interpelemos para saber por qué no se cumplen las ordenanzas, y cómo permitieron que los colectivos y taxis funcionen en este estado. ¿Qué hizo el intendente en estos dos años?”, arremetió Bussi. Aclaró que, tras votar en contra de los últimos dos aumentos, acompañaba la suba para evitar “ser irresponsable y dejar a los usuarios sin transporte”.

David Mizrahi, presidente de la bancada Tucumán Crece-PJ (afín a Casa de Gobierno), cuestionó la política de subsidios del Gobierno macrista y aseguró que los incrementos en las tarifas respondían a un convenio firmado por el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich.

Agustín Romano Norri, presidente de la bancada Acuerdo para el Bicentenario, despotricó contra los empresarios y recordó que las líneas que mejoraron el servicio fueron las que volvieron a ser licitadas. “Nadie quiere votar este aumento, pero debemos hacerlo para terminar con los conflictos y darles las herramientas a los empresarios para mejorar el servicio. Habrá que quitar las concesiones a los empresarios que no lo puedan hacer”, advirtió como corolario.

El radical José Francisco Argañaraz repudió la calidad del servicio, pero destacó que los últimos dos aumentos fueron concedidos con la condición de que se renueven los colectivos: “en 2015 se renovaron 55 unidades y en 2016, 60. No es fácil fijar la tarifa, el costo político existe, pero somos hombres con reponsabilidades públicas”, se justificó.

El peronista José María Franco retomó la propuesta del bussismo de citar al intendente y a los funcionarios del sector para consultarles sobre la calidad del transporte. “Esperemos que lo que dicen los concejales de Cambiemos no sea demagogia (por Manzone y Aybar), así nos apoyen para la interpelación de los funcionarios y para conocer las soluciones del transporte. Con sus votos y los de los opositores, alcanzamos los 12 necesarios para convocarlos”, calculó Franco. Y agregó: “Alfaro lleva dos años como intendente y otro tanto como secretario de Gobierno (durante la intendencia anterior). En los barrios, los colectivos circulan con una frecuencia malísima”, atacó.

FUENTE: La Gaceta