Política

Los sindicatos justifican el recorte salarial del 25% como “excepcional” por la pandemia

Al igual que los empresarios, los dirigentes de la CGT y la CTA avalan esos ajustes porque el Gobierno abonará hasta el 50 por ciento de la remuneración de 1,2 millones de trabajadores. Incluso, el presidente Alberto Fernández justificó la política de recortes salariales pactada entre empresas y sindicatos. “El que no va a trabajar, hay un montón de gastos que no tiene porque no viaja y no come afuera”, afirmó el presidente en Radio Con Vos. Fue después de que el gremio de comercio —el más numeroso de la Argentina, con 1, 2 millones de afiliados— aceptara rebajas de sueldo masivas del 25 por ciento.

La CGT había firmado un acuerdo macro semejante con la UIA. La frase del Presidente explicitó la estrategia del gobierno para los trabajadores: priorizar estabilidad laboral, a cambio de resignar ingresos.

Los dirigentes sindicales evitaron confrontar o reafirmar la afirmación de Fernández. Pero lo cierto es que el grueso de la conducción gremial, tanto en la CGT como CTA, avala esa política. También, los empresarios. Sobre todo porque el gobierno pagará hasta el 50% de los salarios de 1,2 millones de trabajadores del sector privado.

El albertismo flexibilizó requisitos e incorporó más empresas al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción.

Las voces díscolas son minoritarias. Una es la de los Moyano, excluidos de la jefatura de la CGT. Al igual que su papá Hugo, Pablo Moyano ratificó la negativa de los camioneros a replicar un acuerdo como el de los empleados de comercio. “Cualquier intento de reducir salarios a los trabajadores que hoy cumplen una labor fundamental en el movimiento del país, en plena pandemia de coronavirus”, opinó.

En la misma línea, el secretario general del Sindicato de Peones del Taxi, Omar Viviani, cuestionó el acuerdo entre la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Unión Industrial Argentina  (UIA) y consideró que “es el peor momento para bajarle el salario al trabajador”. El canillita Omar Plaini se sumó a los díscolos.

La mayoría de la CGT y la CTA, sin embargo, percibe el recorte como la única salida posible (o la mejor, al menos), en el contexto del derrumbe económico. El jefe de la Uocra, Gerardo Martínez, le dijo a PERFIL: “La situación es tan crítica que la prioridad es la defensa de los puestos de trabajo. En eso hay consenso entre empresas, sindicatos y gobierno”.

El representante de los empleados de la construcción justificó el recurso de resignar una parte del salario: “Todos estamos con la voluntad de contribuir a la preservación de los puestos de trabajo. Ese es el espíritu de los acuerdos: mantener los puestos de trabajo y los ingresos en un contexto global excepcional como el que atravesamos producto de la pandemia y sus consecuencias”.

El líder de la CGT y de los empleados de sanidad, Héctor Daer, también argumentó en favor del pacto con la UIA. “Estamos convencidos que el diálogo social institucionalizado es la mejor herramienta para construir una sociedad más justa e igualitaria y la pandemia no hace más que reforzar la necesidad de conseguir los acuerdos que nos permitan superar la crisis económica que la emergencia va a dejar”, le dijo a la revista Crisis.

El Secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo Yasky, expuso su apoyo. “Está mal presentado. Si se plantea como un recorte del 25 por ciento genera rechazo como primera reacción. Pero el gobierno está garantizando, con recursos propios, estabilidad en puestos de trabajo para las empresas con actividad cero, con un piso salarial del 75 por ciento. Planteado así es otra cosa”.

El diputado y jefe de la CTA agrega: “Hay que exigir a empresarios el compromiso de que se restituya la totalidad del salario, una vez que pase la cuarentena. Planteado así, no hay que explicar nada. Lo escribieron empresarios, por eso está mal planteado”.

Fuente: Perfil

 

 

Los kinesiólogos solicitan a la provincia prestar servicio


Nuestro Face