Espectáculos

Gustavo Cerati: se cumplen 10 años de su último show

“Ahora un regalo. No mío. De la naturaleza o de lo que sea. Un ‘Lago en el cielo’, acá que estamos bien alto. Gracias Caracas”, le dijo Gustavo Cerati al público que colmaba el estadio Universidad Simón Bolivar. A la cuenta de tres, arrancó la intro de la canción que formó parte del disco Ahí vamos (2006).

Antes del tema, Gustavo Cerati había presentado a cada uno de los integrantes de su banda, que en esa noche terminaban un exitoso tour de su disco Fuerza Natural: Richard Coleman, Anita Álvarez de Toledo, Leandro Fresco, Fernando Samalea, Fernando Nalé y Gonzalo Córdoba.

A lo largo de dos horas de shows, los fans venezolanos disfrutaron de temas como “Fuerza Natural”, “Magia”, “Déja vu”, “Cactus”, “Rapto”, “Domino”, “Pulsar”, “Te llevo para que me lleves”, y un recuerdo de su época con Soda Stereo, del primer disco, “Trátame suavemente”. Cerati se colgó una Mosrite Double-Neck, una guitarra de doble mástil de 12 y 6 cuerdas, para su profunda interpretación. “Mandé a hacer esta guitarra solo para tocar este tema”, le confió a la audiencia.

 

El tramo final de la noche fue con “Crimen” y “Paseo inmoral”. “Vamos despacio para encontrarnos. El tiempo es arena en mis manos. Sé por tus marcas cuánto has amado. Más de lo que prometiste”, cantó Cerati con su magistral voz en “Lago en cielo”, ya casi llegando al final. Un solo impresionante, más largo de la habitual y cargado de energía.

En los últimos acordes, el músico se acercó al centro del escenario, tiró una púa, miró fijo a sus fans y lanzó un beso al aire. “Hasta la próxima, chau”, fueron sus últimas palabras, acompañando con sus brazos en alto, saludando a su gente.

El capitulo que sigue es conocido. Cerati se desvaneció en su camarín, luego de una foto grupal junto a sus músicos y técnicos. Su equipo pensó que se trataba de un problema de presión, pero los médicos del sanatorio caraqueño La Trinidad informaron que había sufrido un infarto cerebral por obstrucción de la arteria carótida interna izquierda. Un tiempo después fue trasladado a Buenos Aires, a la clínica ALCLA, donde permaneció allí cuatro años.

La última gira

El 1 de septiembre de 2009, Gustavo Cerati lanzó su quinto disco de estudio, Fuerza Natural. Un trabajo que el artista definió como “un viaje emocionante, una sucesión de historias rodeadas por la magia del folk, la vibración del pop, el poderío del rock, la manipulación electrónica, el color de la psicodelia y la calidez de los sonidos acústicos”.

“Estoy muy contento con el disco y creo que la música habla por mí”, le confió a La Viola, días antes de la salida del material, cargado de expectativa.

“Déjà vu”, “Magia”, “Cactus”, “Amor sin rodeos”, “Tracción a sangre”, “Desastre” y “Rapto” son algunas de las 13 canciones. Coproducido por el artista y por Héctor Castillo, Fuerza natural se grabó entre diciembre de 2008 y junio de 2009 en el estudio Unísono. Contó con tomas adicionales en los estudios Stratosphere Sound y Looking Glass, de Nueva York.

La gira de presentación arrancó en noviembre de 2009, en Monterrey. Más de 10 mil personas disfrutaron del show, que el año pasado salió a la venta. Después de tres conciertos más en México, el exintegrante de Soda siguió su camino por Chile y Uruguay. El 11 de diciembre se presentó en el Orfeo Superdomo de Córdoba y el 20 fue el turno de Buenos Aires, con un recital multitudinario en el Club Ciudad.

El tour siguió por otras localidades del país y hasta llegó a los Estados Unidos. “Vengo a Los Ángeles desde el 87, que fue el primer show que hicimos con Soda Stereo. Cada dos año viajo, me gusta mucho esta ciudad. Está bueno, todas las cosas a nivel técnico están bien y me gusta ver que todo eso funcione. Vivo de forma intensa los lugares, no soy de quedarme en los hoteles”, le contó Gustavo Cerati a Bebe Cotepomi, antes de su show del 28 de abril, en el Nokia Theatre.

 

“Los ´80 eran de mal humor, ahora es distintos. Estabas al mango todo el tiempo y no sabías lo que pasaba y protestabas por cualquier cosa. Ahora es distinto, tiene que ver con la edad, ahora armo las giras. Con Soda Stereo estuvimos seis meses sin volver a casa. Es algo muy habitual en las bandas internacionales. Mis giras no duran más de un mes, ese es el tiempo que mantengo el buen humor. Es una convivencia con amigos, mi banda, hace mucho tiempo que están y nos conocemos sin hablar. De un tiempo a esta parte me da buen humor salir de gira, lo espero y lo agradezco”, agregó el artista.

Los últimos tres recitales, del tramo latinoamericano, fueron en Medellín, el 11 de mayo, en la Plaza de Toros La Macarena, el 13, en Bogotá, en el Coliseo Cubierto El Campín y finalmente, el 15 de mayo, en Caracas.

Fuente: TN

 

El presidente Fernández lanzó un proyecto para construcción y refacción de viviendas

Etiquetas

Nuestro Face