Economía

Resumen semanal: Economía y Mercado

LO MÁS IMPORTANTE DE LA SEMANA

Por Miguel Angel Nieva, asesor financiero de Parthenon Inversiones

El pasado viernes 8 de mayo, venció el plazo que tenían los acreedores internacionales para dar una respuesta si aceptaban o no la oferta de restructuración de deuda que planteó el Gobierno argentino, la cual resultó con una baja adhesión por parte de los bonistas. Esto se explica por la agresividad de la propuesta, para ejemplificar, la oferta de canje, donde Argentina ofrece la posibilidad de canjear la deuda que no puede pagar por 7 nuevos bonos soberanos,  implica que si le prestas $100, el país solo puede devolverte $88 en concepto de capital, es decir, te quita $12 del dinero que le prestaste, donde la primera cuota de tu capital te la devolvería recién en 2026. Y en cuanto a los intereses que te paga por haberle prestado el dinero, el primer cupón de intereses lo cobrarías en 2023. Resumiendo, la mayoría de los acreedores no aceptaron la oferta por que la misma no los beneficia, aceptar implica, además de las quitas en capital e intereses, un periodo de no cobrar nada de 3 años.

Este escenario término en una extensión del plazo para que los bonistas internacionales emitan una respuesta sobre la oferta, noticia que fue oficializada el lunes a través del Boletín Oficial. Hasta el 22 de mayo, fecha que coincide con el tiempo límite que tiene el Gobierno Nacional para hacer frente al pago en concepto de intereses de tres bonos claves en la restructuración de la deuda, adeudados del 22 de abril pasado por un monto de más de USD 500 millones, si no se paga, Argentina entraría en default nuevamente.

Las negociaciones continúan abiertas, la espera de una contraoferta se siente en la tendencia que siguen los títulos argentinos, donde la misma puede o no ser aceptada por el Gobierno, que la analizará para determinar si persigue los objetivos de recuperar la sostenibilidad de la deuda argentina y si genera solvencia para poder afrontar los pasivos de largo plazo. Hasta entonces los mercados se encuentran pasando jornadas de mucha incertidumbre. Las dos semanas que restan serán el centro de atención de los mercados, que expectantes a un posible acuerdo por la extensión del plazo o una presentación de contra oferta, tanto el mercado de bonos como el de acciones experimentaron jornadas en alza, donde los bonos en dólares experimentaron subas de hasta 6% en promedio.

En relación al mercado cambiario, la brecha entre la cotización oficial y las cotizaciones alternativas sigue en crecimiento, alcanzando valores máximos superiores al 80%. El dólar solidario con el recargo de 30% se mantiene estable por encima de los 90 pesos, en entidades bancarias y casas de cambio. Las cotizaciones bursátiles, que permiten hacerse de dólares en el mercado de capitales sin ningún tipo de restricción, recortaron su tendencia alcista de mitad de semana, colocándose el Dólar MEP en los 118 pesos y el dólar Contado con Liquidación en los 121,43 pesos. En tanto el dólar blue cerró en la última jornada de la semana muy cerca de los 140 pesos.

Las subas de la cotización que no están afectadas por el cepo cambiario, demuestran la incertidumbre que ronda en el mercado acerca de un proceso inflacionario superior al proyectado del 45% para este 2020, el procesos de negociación de la deuda y profundidad que tendrá la recesión en la economía.  A esto se le suma la preocupación por la emisión de dinero que estuvo haciendo el Gobierno con la intención de paliar los efectos del COVID-19, y sus posibles consecuencias en la inflación, que para el mes de Abril fue de 1,5%, cifra publicada por el INDEC. Además, el mercado ofrece tasas de retornos negativas en términos reales, cuando uno compara el rendimiento de una inversión con la tasa de inflación.

MERCADO INTERNACIONAL

A nivel internacional, en Estados Unidos la pandemia del coronavirus sigue afectando drásticamente al mercado laboral, explicado por la cifra record de peticiones por seguro de desempleo, la tasa de desocupación en abril fue de 14,7%, cuando en febrero gozaban tasas del 3% casi a niveles de pleno empleo. La economía Norteamericana espera seguir con la reactivación de las actividades productivas.

A esto se le suma, Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos, que agita el panorama, y vuelve a la carga contra China. La tensión entre las potencias aumentó tras el anuncio de Estados Unidos de restringir el desarrollo de ciertas actividades de algunas empresas chinas, y China, en contraataque activaría una lista de empresas que resultaran no confiables en ese país y así limitar sus operaciones.


Nuestro Face