Sin categoría

La quiebra de Oil Combustibles sería la mejor alternativa para conservar el patrimonio, según considera la AFIP

Después que los administradores de Oil Combustibles SA, Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre presentaron un pedido para que iniciara el salvataje de la firma petrolera. La AFIP analizó la situación actual de la empresa y coincidió con la intervención que la quiebra directa sería “la salida más rápida para conservar el patrimonio y los puestos de trabajo“, confirmaron fuentes oficiales.

Entendieron ante el escenario de la empresa que “no se advierte otra opción como modo menos perjudicial“, según el escrito . El fisco busca así, garantizar la “preservación del patrimonio de la empresa“.

Ayer, los administradores de la principal empresa del Grupo Indalo que por ahora siguen siendo OP Investiment, apelaron ante el juez Javier Cosentino que lleva el concurso preventivo de acreedores, a la figura del “cramdown”, que implica un freno a que los acreedores se queden con una empresa que no puede pagar sus deudas. Aunque esta figura no está contemplada para casos de supuesto fraude, los administradores buscan que el juez la acepte.

A raíz de esta presentación, se corrió vista a la AFIP para que se expida al respecto, ya que es la principal acreedora de Oil Combustibles SA (OCSA). Desde la Casa Rosada explicaron que en la actual situación de la petrolera “no estamos condiciones de pedir la quiebra de la empresa porque hay una serie de requisitos a la fecha que no se cumplen para dicha solicitud“. Se trata de así, de una opinión del fisco planteado ante el juez Cosentino.

El fisco le reclama sólo a la firma petrolera a la fecha $ 19.000 millones. Esta cifra parte en principio de la deuda acumulada sin concurso preventivo sumando intereses y punitorios. Pero también se contabilizó una deuda post concursal que unos $ 1.600 millones.

La AFIP ya fijó posición al respecto y anticipó que no concederá ningún plan de facilidad de pago a Oil Combustibles SA y reclama el pago total de la deuda generada y en coincidencia con el complejo escenario que plantearon los interventores judiciales, entienden que ir hacia la quiebra es la opción “que garantizará el resguardo del patrimonio de la empresa y los puestos de trabajo”.

En el escrito presentado por uno de los abogados de la AFIP del área de grandes contribuyentes, se pronunció en estos términos sobre el pedido de Oil de ir en realidad, hacia el cramdown, es decir el salvataje de la firma.

La empresa de Cristóbal López y principal deudora del fisco pidió “una apertura inmediata del salvataje” para evitar la quiebra, que si fuera aceptado entre otras cosas ordenaría fijar el precio a pagar por el “adquirente compulsivo de las acciones” e incluiría un proceso de recopilación de información que es “fundamental para todo tercero interesado en quedarse con la empresa“.

Para dar paso al “cramdown” se renunció al período de exclusividad que es una instancia en la que debían presentarse los acreedores de Oil y en una asamblea acordar el plan propuesto por los accionistas que podía incluir alguna quita. Esto ya no se realizará.

Ante este plan de salvataje solicitado por la empresa, la AFIP manifestó que en “atención al crudo escenario descripto por los interventores judiciales“, quedan por delante dos alternativas: dar curso al plan de salvataje o la declaración de la quiebra.

El organismo recaudador, en su carácter de integrante del comité de acreedores, “que debe velar por el interés general de la masa y ante la disyuntiva expuesta, no se advierte otra opción que la quiebra directa“, expresa el escrito de dos páginas.

De esta manera, la AFIP indicó que llevar a Oil Combustibles SA a la quiebra es el modo “menos perjudicial y dilatorio para lograr la preservación del patrimonio de la empresa, en tanto el cumplimiento de las distintas etapas del procedimiento“.

FUENTE: Clarín

Nuestro Face