Sociedad

Las villas del GBA ya suman 40 por ciento de los casos de Covid-19

Foto EFE/Juan Ignacio Roncoroni.

El umbral estadístico se cruzó finalmente este martes: con los datos sanitarios del día, los casos de coronavirus registrados en las villas ya representan el 40% del total de la Ciudad.

Son 2.993 contagiados en barrios vulnerables sobre 7.474 detectados en toda la Capital. De mantenerse la tendencia, en un par de semanas la paridad podría ser mitad y mitad.

El parte difundido en la mañana de este miércoles por el Gobierno porteño, y que detalla los números de la jornada anterior, da cuenta de 293 nuevos positivos de Covid 19 en la Ciudad.

El número amerita una primera lectura rápida: después de cinco días en los que se merodeó e incluso superó varias veces los 400 contagiados cada 24 horas, este martes se produjo una baja.

La referencia no es antojadiza: el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, había adelantado semanas atrás que si se daban varios días con 400 o más contagiados, sería un parámetro certero de que la pandemia estaba avanzando fuerte y se estaría ante el arranque del temido pico de casos.

Endurecimiento

Eso, incluso, anticiparía la decisión de volver a endurecer la cuarentena en la Ciudad, llevándola a su estado primario, cuando sólo estaba permitida la circulación de trabajadores de actividades esenciales.

La baja del martes, de todos modos, aún no es parámetro. Quirós suele insistir en que no hay que sacar conclusiones profundas sobre datos de un solo día.

La segunda lectura sobre los contagios del martes puede hacerse sobre la relación “villas/el resto”. De los 293 casos registrados, 152 correspondieron a barrios vulnerables.

Ese casi 52% del día empujó la proporción del acumulado hacia arriba y llegó al mencionado 40%. Para tener un parámetro, a principios de mayo, el porcentaje de contagiados en villas apenas superaba el 10% del total de la Ciudad.

Sin embargo, las autoridades porteñas advierten sobre un punto: como en los barrios vulnerables los testeos son masivos -más que en el resto del distrito-, allí se detectaron cientos de contagiados asintomáticos o con síntomas leves. Dos categorías de infectados que pueden estar presentes en otras zonas más acomodadas de la Ciudad sin entrar en la estadística.

Preocupación

Detrás de la advertencia de los funcionarios, hay una preocupación: no quieren que los vecinos perciban que la pandemia empieza a ser un tema de barrios pobres y se relajen en el cumplimiento de la cuarentena.

“Estos días, con las flexibilizaciones, le dimos un poco de aire a la gente. Pero si empeora, como prevemos, vamos a tener que volver a cerrar algunas actividades”, habían adelantado a este diario desde el Ministerio de Salud porteño.

En cuanto a la cantidad de muertos, también hay una desproporción numérica, en este caso a favor de los barrios vulnerables. Si bien allí se registra el 40% de los casos, sólo se contabiliza el 11,8% de los fallecidos (24 sobre 204).

Como repiten los especialistas, la mortalidad en villas sigue siendo más baja, básicamente por dos razones: por un lado, porque, como se explicó, se detectan muchos casos sin síntomas o con síntomas leves, que no revisten ninguna gravedad; y por el otro, porque en los asentamientos vive en general gente más joven, el grupo de menor riesgo para el Covid.

Clarín


Nuestro Face