Actualidad

Bolivianos ingresan a Salta ahora también por las alcantarillas

Gendarmería nacional descubrió a personas que salían de adentro de los desages pluviales, una especie de túneles que terminan en la quebrada internacional entre Salvador Mazza y Yacuiba, y que son utilizados para ingresar a territorio argentino por gente del vecino país.

Así la doble nacionalidad es ya un arma de doble filo que está generando múltiples inconvenientes y quien está pagando el mayor costo es el sistema de salud de todo el departamento San Martín, especialmente el hospital de Tartagal, que por ser de referencia en el norte provincial, es el que contiene a los pacientes que derivan Santa Victoria Este, Aguaray y Salvador Mazza; muchos de ellos provienen del sur de Bolivia: Yacuiba, San José de Pocitos, Villamontes o Caraparí.

“Eran 29 cuando vino el gobernador y ahora tenemos como 60”. Con cierto fastidio el intendente de Salvador Mazza, Rubén Méndez se refiere a los pasos clandestinos que a lo largo de la frontera con Bolivia y esa localidad se han abierto desde el inicio de la pandemia. “Todos, pero todos los días hay procedimientos de la Policía, la Gendarmería, la Federal y la Aduana. Todos los días se secuestra mercadería de contrabando y el ejército está desplegado en toda la zona colindante de Campo Durán, pero es muy difícil porque la zona es grandísima y es imposible controlar todo”, expresa Méndez, quien en relación a la pandemia de COVID- 19 respira un poco aliviado.

“Esa mujer que tuvo el bebé en Tartagal positiva para coronavirus, vino de Bolivia a parar a la casa de sus parientes. Por el contacto que tuvo con todos ellos a los Páez le hicieron los hisopados, pero por ahora resultaron negativos. Nosotros nos enteramos por la denuncia de los mismos vecinos; ahora estamos esperando los 24 hisopados a los gendarmes y a los policías de la Brigada que tuvieron contacto con una pareja de contrabandistas y con otro gendarme que vino de Jujuy”, expresó.

Unos 15 kilómetros que circundan Campo Durán son utilizados por camiones de gran porte para llevar contrabando hacia Bolivia.

Méndez precisó que “esta noche (por el martes) tenemos de nuevo la reunión del COE y voy a pedir que seamos más duros en el control de la gente que viene al hospital. La primera persona que ingresó y dio positivo para COVID-19 era una anciana que entró por el camino ilegal San Martín, pero estas otras dos embarazadas no sabemos cómo llegaron. Pero tenemos que ponernos más severos porque no vamos a poder mantener el control de la situación si siguen ingresando enfermos. Tampoco sabemos cómo pedirle a los vecinos de Salvador Mazza que no dejen entrar a la gente”.

Otro de los pasos se ubica más al este en los puestos de Santa Victoria. Por allí entran la mayoría de los cargamentos de hojas de coca.
La fotografía tomada en la mañana de ayer por el periodista Raúl Costes habla a las claras de que controlar el ingreso de ciudadanos de Bolivia no será nada fácil. Los gendarmes descubrieron azorados que dos hombres y una mujer usaban los desages que caen a la quebrada internacional desde Salvador Mazza llevando todo tipo de desechos, para ingresar por esa pestilente conexión, a territorio argentino”.

En los últimos días muchas mujeres embarazadas bolivianas que cuentan con documento argentino vienen a parir a Salta y cuando sus hijos nacen tienen la doble nacionalidad con todos los derechos incluidos: acceso a la salud, a la educación gratuitas, a la asignación universal por hijo, a becas como estudiantes y a todos los beneficios que les dá la República Argentina y de la que carecen en su país, Bolivia.

Desde hace años que la doble nacionalidad genera esa situación y si bien antes lo único que resultaba peligroso era que el voto de bolivianos que residían en el sur de ese país podía determinar el resultado de una elección en las localidades del norte de Salta, ahora el peligro es otro: el coronavirus.

Parir y curarse acá

El 2 de julio pasado una mujer embarazada que había ingresado por un paso ilegal desde Bolivia, pero que tenía también documento argentino fue atendida en el hospital de Salvador Mazza. Como ese hospital no cuenta con servicio de ginecología fue derivada a Tartagal donde tuvo al bebé. Dos días más tarde, al regresar al hospital de Salvador Mazza dio positivo para COVID-19. A esa mujer le siguió otra embarazada que transita las últimas semanas de embarazo también con documento argentino que al igual que la primera dio positivo para coronavirus, pero como no tiene complicaciones, permanece en el hospital de Salvador Mazza. Esas son las dos puérperas internadas en la sala COVID-19 del hospital de frontera, a la espera de dar negativo para volver a su país.

Juan Ramón López, gerente del hospital Juan Domingo Perón, al referirse al protocolo que comenzó a implementarse en Tartagal con las embarazadas derivadas desde Aguaray y Salvador Mazza precisó: “Cuando llega una puérpera de esas localidades, inferimos que pueden ser originarias de Bolivia y con documento argentino por tanto para nosotros, protocolarmente, son sospechosas de COVID-19”.

Las embarazadas son ayudadas a cruzar por pasos no habilitados por familiares que residen en Salvador Mazza, utilizando patios de viviendas.
López agregó que “ninguna embarazada proveniente de esas localidades ingresa por la guardia común ni a la sala de internación. Todas vienen en la ambulancia, ingresan a la guardia COVID y de ahí a la sala de parto COVID. El personal la recibe vestido con la indumentaria correspondiente. En esa comunicación previa que ha tenido el médico encargado del servicio de ginecología ya sabe si viene con complicaciones y el estado de la paciente”.

López dio otro detalle también inquietante: “La chica que dio positivo y volvió a Salvador Mazza después de tener al bebé no es la única embarazada; estamos recibiendo muchas más provenientes de esa localidad y a todas las tomamos como sospechosas de COVID”, precisó López y explicó que “si tienen documento argentino no se les puede cobrar la atención médica porque tienen el mismo derecho que cualquier otra ciudadana que concurre al hospital”.

Fuente: El Tribuno

Nuestro Face