Sociedad

Por el efecto cuarentena se consume más frutas y verduras

Desde el inicio de la cuarentena, el consumo de frutas y verduras no se detuvo, e incluso creció en medio del parate generalizado que están teniendo muchos de los sectores de la economía por la pandemia de coronavirus en la Argentina.

De acuerdo a una encuesta elaborada por Fruverdata entre un centenar de productores, mayoristas y minoristas dedicados al abastecimiento alimentario urbano se muestra claramente que el consumo creció.

El 52% de los comerciantes encuestados contestó que vendió más durante este año en comparación con el año pasado. Un 23% dijo que vendió lo mismo, un dato que también es positivo teniendo en cuenta las circunstancias, y un 25% dijo que vendió menos que en el 2019.

Es decir que quienes respondieron haber vendido más o al menos lo mismo que en 2019 triplica a la de los que vendieron menos, evidenciando la hipótesis inicial de que pandemia y cuarentena no afectaron sino incluso beneficiaron al rubro comercial de la fruta y la verdura.

La misma encuesta marca además que el crecimiento en las ventas se dio en todos los formatos, supermercados, autoservicios y verdulerías. Pero es en este último formato donde el aumento de las ventas fue más notorio.

Los productos estrella

En en análisis de los productos más vendidos, la papa es el que lleva la delantera. Le siguen los cítricos y la cebolla todos productos que se pueden acopiar porque son menos perecederos que otros del mismo rubro. También entre los más elegidos por los consumidores están la banana, la manzana, la zanahoria, el tomate y la lechuga.

Aparecieron verdulerías por todos lados

Una muestra del fenómeno que también se ve es la gran cantidad de improvisados negocios del rubro que comenzaron a surgir. Producto de la necesidad y la crisis aparecieron pequeñas verdulerías, venta delivery y hasta venta por internet. Este es un rubro que con poca inversión se puede iniciar y fue visto como una oportunidad de reconvertirse forzosamente para quienes se quedaron sin poder trabajar en sus actividades habituales.

Consumo pospandemia

El Covid-19 está cambiando el comportamiento del consumidor en todo el mundo y probablemente seguirá teniendo una influencia incluso cuando la pandemia ceda.

En Argentina, la forma habitual de compra de alimentos se vio afectada en el 83,53% de los hogares durante el aislamiento, como consecuencia de diversos factores.

Los nuevos comportamientos con presunto impacto en la pospandemia podrían incluir ahorrar y buscar precios (en función de la crisis económica); apoyar a los negocios de proximidad; pasar más tiempo con la familia y preparar comidas caseras versus comer afuera o recurrir al delivery.

Además, dada la actual crisis de salud, muchos consumidores tenderán seguramente a lograr un estilo de vida con aspiración de hacer ejercicio regularmente y comer más sano.

Estas tendencias perfilarán seguramente el futuro cercano del mercado de alimentos en general y de los productos fruver, en particular.

Fuente: Diario Uno

Nuestro Face