LPTV Política

Para un constitucionalista no hay delito en la causa contra el vocal Leiva

Analizando los elementos que trascendieron por la prensa, ya que no tuvo acceso al expediente judicial, el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de San Pablo T, Martín Viola, brindó su opinión sobre las denuncias del camarista Enrique Pedicone contra el vocal de la Corte Suprema de Justicia, Daniel Leiva.

A la luz de lo que se conoce por medio del audio con el que Pedicone grabó la conversación con Leiva, el constitucionalista consideró que no existe delito, tan solo cuestiones que pueden estar vinculado con la falta de ética, que resultaría del pedido de un juez de la Corte a otro magistrado para resolver una causa en tal o cual sentido. “Al doctor Leiva se le atribuyen tres delitos en esta causa. Tráfico de influencias, coacción e incumplimiento de los deberes de funcionario público”, dijo Viola.

Para entender esto, explicó que “en el primer caso, de acuerdo a mí opinión no se estaría dando la tipicidad del tráfico de influencias, en razón de que dádivas o ventajas económica no surge de los audios; en cuanto a la coacción, tampoco surge que exista una amenaza o un futuro daño, incluso hay un tono de suma cordialidad entre ambos a tal punto que Pedicone cuando se retira le dice a Leiva que va fallará de acuerdo a Derecho y no hay ninguna respuesta de la otra parte. Por último, respecto al delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, por parte del doctor Leiva, el delito establece que la persona tiene que dictar resoluciones u ordenes contrarias a la Constitución o a las leyes, y tampoco en este caso estamos ante un delito”.

En cuánto a cómo podría terminar este escándalo político-judicial, Viola consideró que “creo que independientemente de derrotero judicial, que hay que respetar los procesos iniciados, debería dirimirse en el ámbito político, con la mayor celeridad posible porque el daño institucional al Poder Judicial ya está realizado, así que de alguna manera lo que se debe controlar son los daños colaterales del conflicto. Donde el que más pierde es el Poder Judicial”.


Nuestro Face