LPTV

El acusado de matar a Ana Dominé nunca fue a juicio por otro crimen y pagó $ 300 mil para salir

ANTECEDENTE. Agosto de 2014. Así se llevaban el cuerpo de Marcelo Méndez. "Hormiga" está acusado por ese homicidio.

¿Cómo se explica que un hombre que está acusado por un asesinato sea hoy el presunto autor de otro crimen que conmueve a la sociedad tucumana? Esa pregunta que nos hacemos todos desde que “Hormiga” le dijo a Fabián Paez que carga con una acusación en su contra, debe ser respondida por la Justicia.

El sujeto que fue sacado por la Policía esta madrugada de su precaria vivienda en un terreno aledaño al barrio Manantial Sur, fue acusado formalmente por la fiscal Adriana Giannoni por el asesinato del comerciante Marcelo Javier Mendez, quien fue ejecutado de un tiro en el pecho en la esquina de las avenidas Américo Vespucio y Colón.

Mendez, quien se dedicaba a la distribución de pollos y pescados, fue abordado por el acusado y un cómplice en agosto de 2014. Luego de disparar se llevaron el dinero que trasladaba y su celular, que terminó siendo la pista que llevó a los investigadores a relacionarlo con el asesinato.

Un año después, en 2015, la fiscal solicitó que “Hormiga” sea llevado a juicio por el homicidio. Pero eso nunca ocurrió. Pasaron seis años desde el crimen y cinco desde la elevación pedida por la investigadora sin que el criminal fuera condenado, lo que muy probablemente lo hubiera mantenido tras las rejas, lejos de la empresaria asesinada el fin de semana.

Lo más curioso de este caso es que “Hormiga” logró zafar también de la prisión preventiva. Y lo hizo mediante el pago de una caución que, en 2016, ascendía a $ 300 mil. Ese fue el monto de la fianza que le impusieron para salir de la cárcel y que el malviviente pudo saldar sin problemas.


Nuestro Face