Economía

De Pablo: “No se entiende porque insisten en seguir vendiendo los u$s 200”

Poco antes de que el Banco Central develara un ajuste más al súper cepo que ya existía sobre el dólar al confirmar que los empleados privados que hayan cobrado parte de sus salarios por el programa ATO tampoco podrán comprar divisas para atesoramiento, el economista Juan Carlos De Pablo insistió en cuestionar al gobierno por no eliminar del todo esa posibilidad.

“Desde hace semanas vengo diciendo que no entiendo por qué este Gobierno sigue insistiendo en venderle los u$s 200 a cuatro millones de argentinos. No se entiende. Hay un superávit comercial de u$s 1400 millones y rifás u$s 800 millones en atesoramiento. No se entiende en términos de la propia política económica”, advirtió De Pablo al programa La Mañana de CNN radio.

Las pocas reservas que le quedan al Banco Central tienen que ser usadas prioritariamente para que los productores puedan comprar insumos importados”, argumentó y advirtió: “Lo único que falta en este momento es que tengas una fábrica a la que por cuestiones sanitarias le permitís abrir, que haya demanda por el producto y que le falten los insumos importados”.

De Pablo consideró lógico “el ahorro en dólares” porque el país viene “castigando sistemáticamente al peso desde Perón”. Pero insistió: “Si tenés 4 dólares, se los tenés que dar a la fábrica que tiene que pagar una importación (…) No se entiende que con esta brecha, con este nivel de lío, no le encontramos la vuelta… Bajá la cortina y basta”.

Ante una pregunta, explicó también por qué cree que no es un solución plausible hoy levantar las restricciones a la compra de divisas: “Si el presidente del Banco Central dijera saco el cepo, todos los argentinos salimos corriendo a comprar dólares y le sacaríamos los últimos 4 dólares que tiene”.

El experto apuntó en ese mismo sentido que “una misma política económica genera resultados para un lado o para otro dependiendo de si te creen o no te creen”. Y también reiteró una preocupación que ya había manifestado tanto sobre el Gobierno de Alberto Fernández como sobre el de Mauricio Macri: a los dos les atribuye el “pecado” de no tener un ministro de Economía fuerte.

“Argentina es un país presidencialista. Estamos todos mirando a Alberto Fernández, porque es sobre quien recaen todas las responsabilidades y porque es el único que tiene que esperar al 10 de diciembre (de 2023) para irse a su casa. Entonces él tiene que encontrar una persona de su confianza, corajuda, para que junte los pedacitos” que hacen a la política económica, respondió cuando le preguntaron quién podría ser ese ministro fuerte.

“Y esto no va a ocurrir porque yo lo diga -completó-. Esto va a ocurrir cuando quien tenga que tomar la decisión diga ‘me parece que estoy derrapando en serio’ y/o ‘voy a perder las próximas elecciones’. La historia dice que estas son las dos causas por las cuales un Presidente tiene que cometer una cosa muy costosa como es cambiar miembros de su gabinete y una forma de gobernar”.

FUENTE: Cronista

Nuestro Face