País

Una policía le practicó reanimación y salvó a una nena de 2 años

La mujer policía asistió a una nena de dos años.

 “Dios la puso en mi camino en el momento más difícil de mi vida”, con esas palabras comienza una joven madre su publicación de Facebook, haciendo público el agradecimiento al “ángel de uniforme azul”, que días atrás salvó de la muerte a su nena de 2 años.

Todo ocurrió en la tarde del miércoles 14 de febrero en el barrio Ejército Argentino de la ciudad de Santiago del Estero. Ese día, mientras muchos festejaban el día de los enamorados, la cabo Natalia Serrano cumplía sus funciones en la Comisaría 11º cuando escuchó los gritos de una vecina del frente: con una beba en brazos pedía desesperada que alguien la ayude.

“Mis compañeros el cabo Diego Melian y el oficial Enzo Naranjo solicitaron la presencia de la ambulancia, pero yo no puedo explicar lo que me pasó cuando la vi; creo que por mi cabeza no pasaba nada, y lo unico que hice fue quitársela de los brazos, acostarla en el piso y comenzar los trabajos de reanimación”, relata la cabo Serrano, consultada por Diario Panorama.

La tarde se llenó de oscuridad y de tensión, cada minuto se volvía una eternidad. La nena tenía la carita morada y su cuerpito hervía; sin embargo no cesaron los masajes y en un momento -después de 40 minutos- abrió sus ojos y con ellos volvió toda esperanza.

“Volvió en sí y empezó a vomitar y otra vez a querer convulsionar, tenía mucha fiebre”, recuerda Serrano, mientras indica que le puseron paños mojados para bajarle la temperatura mientras llegaba la ambulancia del Sease 107 que las trasladó luego al hospital.

Florencia, mamá de dos nenas, contó que la beba estaba con fiebre, por lo que le dio la medicación, una mamadera de leche y la nena se durmió, por lo que la acostó en su cuna, hasta que cinco minutos después la vio sin signos vitales y cruzó desesperada a la Comisaría.

La cabo Natalia Serrano vive con sus 5 hijos en el barrio Siglo XXI; y no pudo evitar pensar en ellos en ese momento: “Cuando ya se estabilizó y se la llevaron, me quedé en silencio y en frío me puse a pensar en mis hijos y es imposible no ponerme en el lugar de esa madre; es la primera vez que me pasa presenciar una situación así y por suerte reaccioné al instante”, recuerda emocionada.

Sin embargo, más allá de la emoción, la reacción de Serrano está relacionada a la recapacitación anual que realizan todos los policías en los que se actualizan las prácticas en casos de emergencia, justamente para saber cómo actuar en casos de accidentes de tránsito, de convulsiones, ahogamiento por asfixia, entre otras.

La nena estuvo internada hasta el jueves a la noche, momento en el que la cabo cruzó la calle para ver cómo estaba. “Hablé con el tío de ella, que estuvo presente esa tarde; no tienen palabras de agradecimiento; pero para mí no hay mayor satisfacción que haber podido hacer algo, y que eso que hice le salvara la vida”, finaliza entre lagrimas.

 

Fuente: Diario Panorama