Política

La pandemia podría cambiar el modo de votar en las Elecciones 2021

A paso lento pero firme, la política se prepara para organizar elecciones en un contexto de pandemia. Bajo el supuesto de que la propagación del coronavirus no estará controlada en los próximos meses y continuarán rigiendo medidas de distanciamiento y/o prevención de los contagios, las autoridades encargadas de ejecutar los comicios tanto en el Poder Ejecutivo como en la oposición y la Justicia llevan meses intercambiando opiniones para establecer cambios en las reglas de juego.

Semanas atrás, la Cámara Nacional Electoral formalizó la conformación de un grupo de trabajo dedicado a pensar el posible impacto de la pandemia de Covid-19 en los comicios legislativos de 2021, con representantes de la Justicia, el ministerio del Interior y del Correo, entre otros.

En dicha acordada, la Cámara dejó la puerta abierta a establecer más lugares de votación para asegurar una menor concurrencia de personas a las mesas de votación dispuestas en las escuelas, y para ello puso en marcha ya un relevamiento de instituciones que podrían sumarse. Sin embargo, la clase política discute otras alternativas que podrían llevar a tener una votación “extra large”.

Además de ampliar la cantidad de establecimientos de votación y así reducir las mesas por local de sufragio, desde hace días se discute en el ámbito de la Cámara de Diputados desdoblar las elecciones en días distintos, y establecer jornadas especificas para acudir a votar por sexo o por edad.

La idea que se batió en los pasillos del parlamento nacional estipula extender todo un fin de semana el tiempo para emitir el voto, comenzando un viernes y continuando el sábado y el domingo.

Esta modalidad, sin embargo, despierta sus suspicacias entre los dirigentes de la oposición que ven un creciente temor de fraude, a la hora de establecer mecanismos de fiscalización, preservación de las urnas y cómputo de los resultados.

Ante ese desafío, la alternativa que exigen al oficialismo -si acaso se definiera por extender los días de votación- es que se establezca en todo el país el sistema de boleta única de papel, que acabaría de este modo con los retaceos, desaparición o alteración de papeletas, y a su vez reduciría significativamente los costos de impresión y distribución.

Con todo, la Dirección Nacional Electoral (DINE), el organismo encargado de las elecciones, emitió recientemente un informe en el que sugirió “ajustar operativamente los procedimientos” electorales, “garantizando condiciones sanitarias adecuadas a la nueva normalidad”, pero sin modificar los sistemas electorales y las formas de votación “sin un debate profundo al respecto”.

Las elecciones de 2021 tendrán un costo aproximado de $ 17.000 millones, según el cálculo de gastos establecido por el Presupuesto del año próximo. Además de sostener la logística, la impresión de boletas y padrones. el aporte a las agrupaciones que participen de los comicios, la seguridad y los viáticos de las personas involucradas, en esta ocasión se destinarán fondos para asegurar medidas de sanidad y prevenir eventuales contagios.

FUENTE: Cronista


Nuestro Face