Policiales

En la muerte del menor de 12 años revelan que uno de los policías habría consumido drogas

La Justicia realizó pruebas toxicológicas “Es gravísimo que miembros de la fuerza de seguridad trabajen en esas condiciones”, enfatizó el abogado de la familia de la víctima. Realizarán nuevas pericias.

“Es gravísimo que miembros de la fuerza de seguridad trabajen en esas condiciones”, dijo Emilio Guagnini, el abogado de la familia de Facundo Ferreira,al enterarse de los resultados de las pruebas toxicológicas tomadas a los dos policías vinculados con la muerte del niño de 12 años.

Según fuentes judiciales, la fiscala Adriana Giannoni, a cargo de la causa, recibió en los últimos días los estudios practicados a los uniformados que participaron en la persecución del jueves 8 de marzo en El Bajo. Se infirió de las pruebas la presencia de vestigio de cocaína y marihuana en el organismo de uno de los agentes: al parecer, de quien manejaba la motocicleta oficial.

Ferreira murió al recibir un disparo en la nuca durante la madrugada de aquel día. Entonces, la versión de la Policía fue que los agentes Nicolás González Montes de Oca y Mauro Gabriel Díaz Cáceres persiguieron a un grupo de jóvenes.

Según el informe de la fuerza de seguridad, los adolescentes, que se movilizaban en motocicletas, habrían disparado a los uniformados cuando intentaban escapar, en la zona de avenida Avellaneda y Francia. Los policías dijeron que ante esa acción, respondieron y el menor cayó sin vida. “La pericia (toxicológica) es un elemento más que tiene que ser considerado por la Fiscalía y por la querella, para determinar las circunstancias en las que Facundo fue asesinado por la espalda. Es gravísimo que miembros de la fuerza de seguridad trabajen en esas circunstancias”, insistió Guagnini.

“Hay suficientes elementos probatorios para que declaren los policías por su responsabilidad penal. Más allá de las distintas versiones y de las posibles circunstancias en las que se produjo el hecho, no cabe ninguna duda de que Facundo iba en dirección opuesta a los uniformados y que éstos últimos dispararon por la espalda balas de goma y realizaron un tiro mortal que ingresó por la nuca”, añadió el letrado.

La fiscala Giannoni realizará ahora el análisis cuantitativo para determinar la cantidad de metabolitos de cocaína que habría tenido el uniformado en su sangre. Esa prueba confirmará o descartará si la presencia de esa sustancia es por coquear. Lo que sí deberá explicar el agente es por qué se le encontraron, también, vestigios de marihuana en el estudio.

“No hemos podido acceder al expediente todavía. El próximo 24 se harán en Salta tres pericias. Una de ellas, sobre fluidos corporales. También de pólvora, entre otros ítems. Según la Fiscalía, después de esas prácticas, se citaría a los policías”, remarcó el letrado.

De acuerdo con fuentes policiales, Montes de Oca y Díaz Cáceres cumplen hoy tareas administrativas en distintas reparticiones de la fuerza.

El procedimiento

El secretario de Seguridad, Luis Ibáñez, explicó que existe un protocolo oficial para el tratamiento de los casos de policías cuyas pruebas “antidrogas” dieran positivo. “En las actuaciones, se procede a la quita de función operativa del agente (en la vía pública), más el tratamiento que pudieran aconsejar los profesionales. Además, corresponde el retiro del arma”, explicó. Como consecuencia de ello, pasaría a cumplir tareas administrativas en la institución.

El secretario de Seguridad aclaró que el agente afectado no es separado de la fuerza mientras no se confirme una “conducta tipificada”.

“En este caso, manifestó que consumió hoja de coca, que contiene el principio activo (identificado en la pericia). Por eso, hay que establecer si fue por coquear”, puntualizó el funcionario provincial.

Ibáñez añadió que en el Ministerio de Seguridad se analiza implementar exámenes toxicológicos a integrantes de la Policía. En la actualidad, estos estudios se llevan adelante sólo por pedido de la Justicia.

Fuente: La Gaceta


Nuestro Face