Sin categoría

Teléfono fijo: se podrá mantener el número al cambiar de empresa

Los números del teléfono fijo siguen hoy atados a una empresa de telefonía en particular. Por eso, si el usuario elige cambiarse a un operador que le ofrece un mejor precio o servicio, debe resignarse a perder su línea de toda la vida, la que todos sus conocidos tienen en sus agendas. La novedad es que, en menos de tres meses, esto deberá cambiar.

Es porque el Gobierno, acatando un fallo de la Corte Suprema de Justicia, acaba de reconocer como un “derecho” de cada cliente la chance de “mantener su número cuando cambie de prestador”, tal como como sucede en la telefonía móvil desde 2012.

Con una resolución, el Ministerio de Modernización de la Nación aprobó este mes un nuevo Régimen de Portabilidad Numérica, que incluyó por primera vez a las líneas fijas. Reglamentó al detalle cómo deberá ser el proceso y dio plazo hasta el 11 de julio próximo para que entre en vigencia en las ciudades más pobladas del país: Buenos Aires (código de área 11), Córdoba (351), Mendoza (261), Rosario (341) y La Plata (221).

Según el cronograma aprobado, que fija metas progresivas, en diciembre el servicio deberá llegar también al resto de las capitales provinciales y a Mar del Plata, Bahía Blanca y Río Cuarto. En julio de 2019, a todas las áreas con más de 100 mil habitantes. Y en diciembre de ese año, al resto de las zonas del país donde dos o más empresas presten el servicio.

El cliente podrá optar por cambiar de prestador manteniendo el número, por los motivos que estime conveniente, entre ellos el precio, la calidad del servicio o de la atención”, destacan en Modernización.

¿Qué habrá que hacer para “portar” el número? Sólo ir a una oficina comercial del nuevo operador con una fotocopia del DNI y llenar un formulario. El traspaso, según se ordenó, deberá completarse en un máximo de cinco días hábiles sin que el servicio se corte por más de tres horas.

El Régimen establece que la empresa abandonada no podrá negarse a que su cliente se marche a otra con su número, incluso si tuviera facturas en mora. “El cliente deberá cancelar o acordar un plan de pago para las deudas”, aclara, sin que esto “impida o retrase” el proceso de portabilidad. Además, la empresa elegida no podrá exigirle al nuevo cliente quedarse por más de 30 días. Pasado ese primer mes, podría portar su línea de nuevo a una tercera compañía.

Con esta medida, entre otras, apuntamos a que mejore la competencia y las inversiones, que bajen los precios y mejore la calidad del servicio”, explicó Andrés Ibarra, el ministro de Modernización. “Es esencial para la competencia”, remarcan.

Estamos contentos, era una deuda histórica con los usuarios”, destacó, en esa línea, Ricardo Nasio, coordinador de la Comisión de Usuarios del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y titular de Proconsumer, la asociación de consumidores que hizo la demanda colectiva que llegó a la Corte.

Pero los operadores históricos del rubro consideran, por un lado, que la medida resulta costosa de implementar, en una época en la que las inversiones deberían priorizar la movilidad. Y por otro lado, que los plazos exigidos son de difícil cumplimiento, por la complejidad técnica de adaptar sus sistemas.

Si lo piden, ahora los usuarios de telefonía fija podrán cambiar de compañía sin resignar su número.

Las entidades de usuarios, por otra parte, lamentan que la medida haya llegado “demasiado tarde”, cuando el teléfono fijo perdió centralidad. Aun así, en el país hay 70 cada 100 hogares. Y quedan más de 8.300.000 líneas activas en hogares, cifra que creció un 16% en los últimos cuatro años.

La portabilidad de líneas fijas existe hace largo tiempo en otros países de la región. Chile la sumó en 2011 y desde 2015 hay “portabilidad geográfica”: se puede llevar un número de una región del país a cualquier otra, algo que en Argentina, de momento, no se contempla. Al otro lado de la Cordillera incluso se permite convertir un número fijo en móvil y viceversa. Brasil arrancó aún más temprano: los números fijos allí son portables desde 2009, un año después que en México. En Perú, en tanto, el sistema inició en 2014 y tarda 24 horas.

Acá, el decreto 764 del año 2000 ya había declarado que es “un derecho del cliente” y había ordenado implementarla. Pero se reglamentó recién ahora, 18 años después. Y tres años y medio después de que la Corte Suprema, en diciembre de 2014, obligara al gobierno nacional a avanzar en el tema sin más demora. En un fallo unánime, los jueces opinaron que, de no hacerlo, se seguiría afectando el derecho constitucional de los usuarios a la “libertad de elección” y a la “protección de sus intereses económicos”.

Según las compañías, será muy costoso y complejo de cumplir en las fechas fijadas

Antes de aprobar el nuevo Régimen de Portabilidad Numérica, que extiende el derecho de mantener el número a las líneas fijas, el Gobierno invitó a opinar a todos los actores interesados. Entre ellos estuvieron asociaciones de usuarios y pequeños prestadores de telefonía. Y también, por supuesto, los dos operadores históricos del rubro, que son ahora los más afectados por la medida y coinciden en considerar que sus argumentos no fueron muy tenidos en cuenta.

En esas compañías plantearon, ante la consulta de Clarín, que el cambio se ordenó con plazos demasiado breves, sin haber tenido en cuenta lo “complejo” que resulta su implementación en el aspecto técnico. Lamentaron a su vez que la adecuación a la norma les exigirá invertir mucho dinero en un servicio que, con el auge de la movilidad, ya no es prioritario.

Destacamos la posibilidad que nos brindan las autoridades regulatorias de poder trabajar de manera participativa este tipo de iniciativas. La realización de una consulta previa a todos los miembros de la industria permite evaluar alternativas y requerimientos técnicos necesarios para la correcta elaboración de una normativa sólida sobre portabilidad fija que brinde beneficios para todos los usuarios”, expresaron fuentes de Telecom.

En este sentido -continuaron-, consideramos necesario que se puedan contemplar los condicionantes técnicos planteados para su implementación, y plazos más extensos y razonables para una correcta ejecución de un servicio de portabilidad fija, teniendo en cuenta que su desarrollo es complejo, e implica cambios en los sistemas y soluciones técnicas ad hoc, que de no contemplarse pueden impactar en la correcta operación y calidad del servicio de telefonía fija.

Movistar, en tanto, consideró que la medida llega en una época donde las prioridades deberían ser otras: “Desde Movistar entendemos que la iniciativa de portabilidad numérica en el servicio fijo resulta extemporánea y obliga a las empresas a realizar inversiones que bajo ningún concepto se verán reflejadas de igual manera en los clientes”.

Estas mismas inversiones se podrían utilizar para acelerar aún más el despliegue de redes que llevarán al país y sus ciudadanos a una evolución tecnológica y de servicio, acorde a lo que ya se vive en países más desarrollados en esta materia”, añadieron en la empresa de Telefónica.

Más optimista es la visión entre pequeñas empresas del sector, que esperan ahora poder captar más clientes, con el atractivo de que puedan pasarse con sus números de siempre. Jerónimo Serafini, titular de la firma Anura y miembro de la Cámara de Telefonía IP, opina que la medida “tendría que haberse tomado hace tiempo” y cree que ahora, “con más competencia, los traspasos crecerán”. “Los tiempos son exigentes -coincide-, pero en otro países, como Perú, se pudo implementar en pocos meses. Hoy allá funciona muy bien.

Los cuatro pasos del proceso de portabilidad

1. Elegir el nuevo operador. Se podrá pasar a cualquiera de los que presten el servicio en la misma área geográfica.

2. Ir a una oficina comercial. Se deberá presentar el DNI del titular de la línea, junto con una fotocopia, y llenar un formulario.

3. Esperar la portación. Podrá tardar hasta 5 días hábiles. Al aplicarse, la línea podrá quedar incomunicada durante 3 horas.

4. Traspaso completado. El nuevo operador comienza a cobrar por las llamadas. Para volver a cambiar, hay que esperar 30 días.

FUENTE: Clarín

Nuestro Face