País

Marcos Peña respaldó a Díaz Gilligan, pero no descartó apartarlo si aparecen más pruebas

Un apartamiento temporario como alternativa para descomprimir, no ahora sino en el caso de que pronunciamientos de la Oficina Anticorrupción o la Justicia comprometan más a Valentín Díaz Gilligan, el subsecretario general de la Presidencia que figuró como propietario de Line Action Ltd, una empresa radicada en Londres con 1,2 millones de dólares en una cuenta en Andorra. Marcos Peña lo mencionó ayer como una posibilidad, aunque defendió al funcionario y diferenció su caso del de Juan José Gómez Centurión, el ex titular de la Aduana que dejó su cargo mientras fue investigado.

Díaz Gilligan admitió no haber declarado la sociedad -dedicada a las transferencias de futbolistas- cuando asumió en 2013 como funcionario porteño, ni ante el Gobierno de la Ciudad ni ante la AFIP. El subsecretario se presentará hoy ante la Oficina Anticorrupción, que abrió un expediente y le envió el viernes un correo para pedirle aclaraciones, luego de la revelación del diario español El País. Por lo que averiguó Clarínno será para entregar información -tiene diez días hábiles de plazo- sino para “ponerse a disposición” y asegurar que remitirá “toda la documentación” para que el organismo dirigido por Laura Alonso analice el caso.

“Es un caso previo a su paso por la función pública. No estamos hablando de fondos públicos, de corrupción, como ocurría antes. Es si hay omisión o no en una declaración jurada. Hoy hay una Oficina Anticorrupción que investiga en tiempo real a los funcionarios, cosa que no ocurría”, buscó Peña diferenciar la etapa actual del kirchnerismo. “No habrá protección para nadie, si alguien hizo algo mal tendrá que responder ante la Justicia”, dijo el jefe de Gabinete a radio Mitre, y respaldó a Díaz Gilligan: “Es una muy buena persona, un muy buen funcionario. Como dijo el Presidente, a priori, confiamos en nuestra gente”.

Consultado sobre la posibilidad de un apartamiento, algo que sucedió con Gómez Centurión y no con Díaz Gilligan ni Luis Caputo -ministro de Finanzas- por sus vínculos con sociedades offshore no declaradas, Peña argumentó que de acuerdo a la mirada del Gobierno se trata de casos diferentes: “La denuncia a Gómez Centurión tenía que ver con algo que ocurría mientras él estaba a cargo de la Aduana. En estos casos son denuncias específicas vinculadas a declaraciones juradas”. Y al final accedió: “Tenemos que dejar trabajar a la Oficina Anticorrupción y a la Justicia. No tendríamos problemas en caso de alguna cuestión vinculada con la función actual poder hacer un apartamiento temporario. Acá hay un compromiso claro con la integridad, la honestidad, la transparencia”.

 

Fuente: Clarín

Etiquetas