País

Las condiciones del tiempo siguen siendo malas en el norte de Salta

Las condiciones del tiempo siguen siendo difíciles en todo el norte de la provincia de Salta con lluvias y tormentas intensas, lo que dificulta el traslado de la ayuda que diferentes entidades están haciendo llegar para ser destinada a los inundados del Chaco salteño.

Es tal la necesidad de miles de salteños que literalmente lo perdieron todo que se sigue requiriendo chapas, maderas, colchones, ropa de cama, agua mineral y alimentos para decenas de comunidades que se vieron afectadas por el avance de las aguas del río Pilcomayo. Pero la angustia no cesa ya que varios puestos habitados por criollos en su mayoría resultaron afectados desde la noche del sábado, en que una fuerte tormenta se abatió sobre toda esa región. Si bien el nivel del río Pilcomayo sigue bajando, fueron algunas cañadas que se extienden independientes al río las que llevan gran cantidad de agua que discurre por diferentes puntos del Chaco salteño hasta llegar a Rancho El Ñato, el puesto más conocido por ser el lugar donde nació Oscar “Chaqueño” Palavecino y donde se realiza el festival solidario que organiza el artista.

Sin embargo, a la par del aporte tanto oficial como de particulares y empresas, siguen apareciendo denuncias de malos manejos de la ayuda destinada a las familias de esa inhóspita región. Por estos oscuros manejos ya fue destituido el concejal de Cambiemos en el municipio de Embarcación, Mauricio Makar. El dirigente reconoció públicamente que él y otros dirigentes de ese espacio recibieron mercadería que acopiaron en un galpón privado. A este hecho le siguió ahora otra denuncia relacionada con el desvío de mercadería que recibió la intendencia de Santa Victoria y que había enviado la delegación Orán de la Dirección Nacional de Aduanas. La ayuda consistía en cientos de prendas de vestir y calzado sin uso y aún etiquetados, producto de los secuestros que realiza el organismo a los tours de compras y que tenía como destino a los inundados del Chaco salteño.

Periodistas y vecinos de Santa Victoria dieron a conocer por las redes sociales y diferentes medios de comunicación que la ayuda que llegó a esa localidad, en lugar de ser distribuida a los damnificados, fue repartida entre funcionarios y empleados de ese municipio. Esto causó una indignación generalizada entre los pobladores.

La solidaridad de una petrolera

El mal manejo de la ayuda que se denuncia en forma pública hace que los particulares deban arbitrar todos los medios para que la mercadería llegue a quienes realmente lo necesitan. Francisco Jamardo, responsable de relación con la comunidad de la petrolera Pan American Energy, explicó que en Tartagal recibieron dos equipos que envió la empresa luego de acordar con los responsables de las áreas de acción social de cada municipio donde operan para conocer qué necesidades tenían que cubrirse para brindarle a los evacuados.. Explicó que “con esas nóminas gestionamos la donación que consistió básicamente en agua potable, sales de hidratación oral, elementos de limpieza, pañalines, víveres secos y otros”, indicó. En base a la cantidad de evacuados que albergaban los municipio de Aguaray, Tartagal y General Mosconi, se efectuó el pedido. “La idea -precisó Jamardo- fue trabajar con cada municipio porque son los que cuentan con el personal de acción social o de defensa civil. En el caso de Tartagal se acopió todo en el depósito de Cáritas”. En las serranías del departamento San Martín, donde el temporal no afectó a los pobladores, la atención de la petrolera estuvo puesta en poner en condiciones la ruta que lleva hacia el Valle de Acambuco donde residen unas 300 familias y donde PAE tiene sus operaciones.

 

Fuente: El Tribuno