Política

Alfaro vetó la ordenanza del Boleto Universitario porque dejaba afuera a miles de alumnos

“Es una ordenanza excluyente, inaplicable, injusta e inequitativa. Los concejales que hicieron esta ordenanza no tienen idea del mundo”, reprochó el jefe municipal Justificó el rechazo a la norma aprobada por el Concejo porque no incluyó a los ingresantes de las universidades y a los terciarios.

El intendente, Germán Alfaro (Cambiemos), vetó en forma total el proyecto de boleto universitario que había sancionado la oposición en el Concejo Deliberante. Sin embargo, aseguró que el beneficio para los estudiantes de la educación superior se implentará por decreto, a partir de 2019.

“El texto de la ordenanza deja afuera a 50.000 alumnos de las universidades porque se olvida de los ingresantes. Incluye sólo a los regulares (quienes aprobaron dos materias el año anterior), cuando el 60% de los alumnos universitarios son ingresantes. Es una ordenanza excluyente, inaplicable, injusta e inequitativa. Si nosotros queremos ayudar a los alumnos para reducir la deserción universitaria hay que apuntar especialmente a los ingresantes”, explicó Alfaro los motivos del veto.

Los concejales de los bloques Tucumán Crece-PJ, Fuerza Republicana y Restauración Peronista, que conforman la oposición a la Municipalidad, se habían impuesto en la última sesión del Concejo para aprobar el boleto universitario en la capital. A pesar de que durante el tratamiento en comisión habían informado que el beneficio incluiría a estudiantes regulares y a los ingresantes de las universidades y terciarios públicos, el proyecto sancionado sólo contemplaba a los estudiantes regulares.

Los concejales de la oposición habían presentado el proyecto de boleto universitario el jueves 5 de abril al mediodía. Por la tarde, Alfaro anunció que implementaría el beneficio por decreto, a partir de 2019. El intendente había explicado que el anuncio significaba completar una política trazada por su gobierno, que abarcaba el boleto gratuito para alumnos primarios, secundarios y universitarios.

“Todos los años ingresan unos 45.000 alumnos en las universidades y en julio siguen estudiando 10.000. Fue una ordenanza pensada para perjudicar a la gestión y no para ayudar a los alumnos. Fue hecha a las apuradas, no se pidieron informes a la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), a la Regional Tucumán de la Universidad Nacional de Tucumán (UTN) o a los terciarios. Tampoco a los empresarios de colectivos. Fue un trabajo poco serio”, despedazó el proyecto aprobado el jefe municipal.

Contra la oposición

El intendente se despachó también contra el presidente del Concejo, Armando Cortalezzi. “Desde que llegó este presidente (por Cortalezzi), hubo dos sesiones pero no aportaron nada al municipio: ni ordenanzas ni propuestas ni ideas. Están más para perjudicar que para aportar ideas”, disparó Alfaro. Y agregó: “los concejales que elaboraron esta ordenanza no tienen idea del mundo. No sé cómo hablaban de que podía haber 70.000 beneficiarios potenciales, si nunca se reunieron con autoridades universitarias. No tienen ni idea”.

Desde la Municipalidad insistieron en que, pese al veto, sí se aplicará el boleto universitario aunque en 2019 (el proyecto vetado obligaba a aplicarlo desde agosto): “nosotros lo aplicaremos, pero como corresponde. Con la seriedad con la que aplicamos el boleto gratuito para primarias y secundarias. Queremos que el boleto esté para quien verdaderamente lo necesita, tomaremos en cuenta para su aplicación el padrón de beneficiarios del subsidio Progresar”, continuó Alfaro.

La UNT tiene 67.000 estudiantes inscriptos. La proyección para este año alcanza los 68.200 (todavía hay carreras con inscripciones abiertas). Del total, el 60% (unos 40.800 alumnos) son ingresantes. La UTN cuenta con cerca de 15.000 inscriptos, mientras que los 19 terciarios estatales de la capital cuenta con 10.000 estudiantes. Los funcionarios de la Secretaría de Hacienda municipal habían estimado que sostener el boleto educativo gratuito universitario tendría un costo de hasta $ 8 millones mensuales.

Los concejales de la oposición habían defendido el proyecto de ordenanza, anticipando un veto. “No hay ningún motivo para vetar la ordenanza, que hace a la justicia social y a la equidad. El intendente ya hizo propaganda aceptando y anunciando la implementación del boleto”, había cuestionado Cortalezzi días antes de que venciera el plazo en el que la Intendencia debía resolver si vetaba o promulgaba la ordenanza.

Fuente: La Gaceta