Actualidad

Sin tormentas y con sequías que podrían disparar precios de alimentos

Según Minetti, entramos en una sequía que obliga a extremar los cuidados del agua.

Después de las posibles tormentas pronosticadas para esta semana, los tucumanos deberíamos olvidarnos de las lluvias, al menos hasta la primavera. Así lo alertó el meteorólogo tucumano Leónidas Minetti, quien advierte que nuestra región atraviesa una cruda sequía que podría derivar en consecuencias de las más diversas, incluyendo un aumento de los precios de alimentos y de combustibles. Más allá de eso, es momento de empezar a cuidar más que nunca el agua.

Esta situación se suma a las altas temperaturas que se registran en este “falso” otoño, ya que el frío no se decide a llegar. La semana pasada, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) difundió un informe con la conclusión de que el promedio de temperatura de Argentina en lo que va de abril supera en 2,6 grados centígrados la media del mes y marca un récord para los últimos 60 años.

Según Minetti es preocupante el recrudecimiento de la sequía en un contexto de escasez de lluvias coincidente en Argentina, Brasil, Estados Unidos y China. “Es un combo muy perjudicial, que puede afectar directamente el bolsillo de la gente común”, señaló, y explicó que puede generar escasez de algunos alimentos y una suba generalizada de precios.

Sequía

Luego de un período de sequía, hace más de tres años, sobrevinieron veranos catastróficos por el exceso de lluvias, como las del año pasado, que arrasaron con los pobladores del sur tucumano. Sin embargo, esto habría sido apenas un “tomar envión” de la sequía para volver con toda la fuerza.

“En los últimos tres y cuatro años hubo un período de excesos importantes de lluvia, que parecía cortar la sequía, provocando inundaciones, crecimientos de lagunas, levantamiento de la napa freática y conflictos asociados donde hubo un retorno a la agricultura sobre el semiárido. Esta perturbación lluviosa da señales de finalización, con crecimiento de las sequías sobre la zona más poblada del mundo en el sur de Asia, en el cinturón cerealero de Estados Unidos, afectando la recarga de agua en el invierno-primavera del hemisferio norte; y la dramática sequía de la pampa húmeda argentina y centro de Brasil. La situación en el país es particularmente perjudicial para el trigo”, sostuvo el climatólogo.

A cuidar el agua

El pronóstico de Minetti indica tormentas aisladas para hoy y mañana, con temperaturas máximas que siguen raspando los 30°. Las condiciones de inestabilidad permanecerán hasta la primera semana de mayo, cuando comience a descender la temperatura.

“El frente de lluvias pasó por el costado este de nuestra provincia, así que no vamos a ver tormentas significativas. Sí días nubosos, intentos de chaparrones, pero nada más que eso. Además, hemos entrado en el período estacional seco, así que a olvidarse de las tormentas fuertes hasta la primavera”, vaticinó.

Mintetti recordó que no es necesario estar en sequía para insistir en el cuidado del agua, pero que la situación climática amerita extremar ese comportamiento.

Fuente: La Gaceta