Sin categoría

Aparecen grietas en tierra santiagueña

Acerca del fenómeno de la aparición de grietas en varios puntos de la provincia, similares a la que se formara en Vilelas tras las intensas lluvias que afectaran esta población, dos geólogos de la Unse coinciden en la explicación sobre las condiciones naturales del suelo de la provincia que causan estos extensos hundimientos.

En enero de 2014, y luego de hacer un profuso recuento de los agrietamientos que se habían producido en distintos puntos de la geografía santiagueña, los geólogos Juan Cruz Tasso y Juan Castellano brindaron sus explicaciones.

Tubos

Castellano explicaba que “la grieta es la consecuencia del proceso inicial de sufusión (piping) o tubificación, ello se produce por eluviación y / o por procesos de erosión diferencial por el flujo hipodérmico del agua infiltrada durante lluvias intensas en suelos o en depósitos pocos consolidados. El agrietamiento ocurre cuando volúmenes importantes del agua infiltrada se concentran en huecos del terreno y comienzan a circular en dirección de la pendiente del lugar por el interior del mismo provocando derrumbes del ‘techo’ de dichos tubos, manifestándose en la superficie como grietas.

Definía tres factores: “agrietamiento superficial del suelo por desecación (después de un período de sequía importantes); lluvias esporádicas intensas que alimentan de agua a los conductos y se evacuan arrastrando a las partículas pocos consolidadas en favor de las pendientes del lugar; y la poca protección por falta de la vegetación o si esta son escasos arbustos”.

Todo este proceso es favorecido por condiciones iniciales como “la presencia de suelos por lo general finos (limos, arenas muy finas y arcillas) con alto contenido de sodio, favorecen el proceso de dispersión de las partículas de la estructura que constituye con lo cual son más fácilmente arrastradas, formando el conducto o piping que como se expresó, se derrumba y forma la grieta”.

Imprevisibles

Por su parte, el geólogo Juan Cruz Tasso consideró que son imprevisibles las consecuencias o eventuales nuevas apariciones de fallas, y que aún resulta actualmente difícil dimensionar el alcance de las detectadas, tanto en profundidad como extensión. Como parte de un estudio de grietas halladas en San Rafael, departamento Guasayán, definía: “La falta de vegetación natural debida al desmonte ha afectado la función de amortiguamiento de la energía erosiva del impacto de la gota de lluvia, como también su infiltración; aumentando así su escurrimiento; lo cual en precipitaciones de alta intensidad; volumen; duración y frecuencia; provoca las grietas y cárcavas”.

 

 

Fuente: El Liberal


Nuestro Face