País

Aberrante: Mató a patadas a su beba de dos años

Alan Misael Navarro atacó a golpes a su beba luego la bañó y ocultó sus prendas de vestir. Murió horas después. Es el segundo hecho en 35 días en Jujuy, donde los padres son los responsables de la muerte de sus hijos.

Un nuevo hecho de filicidio ocurrido en nuestra provincia en menos de 35 días, volvió a conmocionar a la sociedad jujeña.

El crimen de Nikol López, una beba de dos años, asesinada a golpes ocurrió en una vivienda de la calle Mitre del barrio que lleva el mismo nombre en la localidad de Calilegua.

Por el hecho está detenido su padre Alan Misael “Chin” Navarro (25), un violento sujeto con un frondoso prontuario de antecedentes penales y serios problemas de adicción. Según pudo constatar El Tribuno de Jujuy, el hecho ocurrió entre las 10 y las 11 del martes último, en una precaria vivienda ubicada en la Manzana 118 del populoso barrio.

Sabrina López, madre de dos niños de 4 y 2 años y concubina de Navarro, salió a trabajar y dejó al cuidado de sus hijos a Navarro, padre biológico de ellos.

 

 

Los familiares de la beba asesinada describieron a Navarro como un hombre violento, “era impresionante el miedo que le tenían los chicos a Alan, sobre todo Nikol, le tenía terror a su papá. Él siempre les pegaba a sus hijos y a veces a mi hermana”, le dijo a nuestro medio Gisela Padilla, hermana de López.

“Yo vivo en frente de la casa de mi hermana y vi cuando mi cuñado salía con mi sobrina en brazos, estaba desnudita y toda mojada. Qué le hiciste – le pregunté- y él me respondió que se cayó de la cama. Me entregó a la beba que estaba inconsciente y salió corriendo”, dijo la mujer.

“Le pedí ayuda a un vecino para que la llevara a la beba al hospital, pero algo no estaba bien, no era solo un golpe. Estaba inconsciente, apenas respiraba y tenía el cuello muy frágil, como suelto, eso me llamó la atención”, dijo Padilla.

Mientras Nikol luchaba por su vida, su padre biológico se había refugiado en la vivienda de su abuela, ubicada a escasas tres cuadras de donde ocurrió el hecho

Gracias al rápido accionar de los efectivos de la Seccional 41§ de Calilegua y a la intervención del ayudante fiscal Agustín Héctor Jarma, se logró cercar la vivienda, y luego de una breve negociación que Jarma mantuvo con el abogado de Navarro, logró que se entregue.

Nikol López murió a causa de una fractura en la cervical y traumatismo encéfalo craneal grave, además tenía serios goles en todo el rostro y en la cabeza. Su padre luego de agredirla la bañó, ocultó las prendas de vestir que llevaba puesta y una colcha bañada en sangre. Los efectivos que registraron la casa hallaron la colcha envuelta, pero no la ropa, que suponen también tiene sangre.

El otro hijo de Navarro y López, un niño de apenas cuatro años fue el único testigo del lamentable cuadro, le habría contado a una de sus tías que vió “como su papá le pegaba a su hermanita y la metió al agua”.

Fuente: Tribuno de Jujuy

Etiquetas