Policiales

Tucumán lidera la encuesta nacional sobre inseguridad y crimen

ESTADISTICAS. Las cifras de una encuesta demuestran la gravedad de la crisis de seguridad que sufre Tucumán.

El ministro Fiscal Edmundo Jiménez pasó este lunes por LOS PRIMEROS para, entre otras cosas, criticar a la administración de Justicia afirmando que las estadísticas no son de fiar.

“Se hacen con papel y lápiz porque no hay un sistema informático para eso” disparó el jefe de los fiscales, como un argumento más para explicar por qué estamos “en el peor momento” en materia de seguridad.

Ahora bien, a juzgar por los datos de la Encuesta Nacional de Victimización de 2017, la punta del lápiz no está muy afinada, ya que Tucumán se ubica entre los peores lugares.

Cifras alarmantes

Según el informe, mientras en el país 13,6 por ciento de los hogares alberga a al menos una víctima del delito, en nuestra provincia esa valor trepa al 20,3 por ciento, sólo por debajo de Salta y nada más que por una décima.

56 por ciento de esos delitos no se denunciaron, mientras que en el país la media da 45,5. Y de los que denunciaron, sólo el 32 por ciento quedó conforme con la reacción de las autoridades.

A nivel personal, casi 20 por ciento de los argentinos sintieron en carne propia el rigor de la inseguridad. Ese número sería una buena noticia para Tucumán, donde el delito afectó al 26,1 por ciento de los encuestados.

En estos casos la el porcentaje de quienes eligieron no denunciar lo que les pasó asciende a un increíble 73 por ciento. Es decir que casi 3 de cada 4 víctimas prefiere evitar el trámite policial y los ajetreos judiciales.

Y aquí el número de los satisfechos con el avance de las denuncias se reduce todavía más. Apenas 245,1 por ciento dijo estar conforme con la firma en que se trató su caso.

Crisis institucional

¿Por qué no denuncia? fue la repregunta lógica. Los consultados oscilaron entre la falta de confianza en la Justicia y la percepción negativa respecto de la Policía. La segunda peor del país.

Sólo el 15 por ciento de los consultados dijeron que “la policía es honesta”.

Los encuestadores consultaron quiénes se sentían seguros caminando cerca de sus casas. En Tucumán sólo respondieron afirmativamente 3 de cada 10. El resto, encerrados y con miedo. Por lejos el porcentaje más bajo de la Argentina.

Las mismas cifras sugieren que todo lo enumerado más arriba poco tiene de noticia para quienes viven en el Jardín de la República. Y quizás ese sea el problema de fondo.

Los guarismos de la encuesta muestran una mezcla de miedo y resignación, como si se tratara de una problemática irreversible.

Si bien nunca tal cosa puede ser aceptable, sí resulta comprensible en una provincia donde matan policías a sangre fría, se radican narcos de renombre nacional y tardan más de una década en llegar a juicio con un crimen que conmovió al país.