Política

“Faltan jueces y, encima, inventan leyes contra motochorros sin saber dónde los meterán”

El camarista federal tucumano Ricardo Sanjuán fue lapidario con las iniciativas legales promovidas por el Gobierno de Tucumán para fortalecer la seguridad ciudadana.

Aunque lapidario en sus consideraciones sobre el avance del narcotráfico, el camarista federal tucumano Ricardo Sanjuán se permitió también bromear con el fiscal general federal Gustavo Gómez y dejar un mensaje optimista a los asistentes a la capacitación que organizó la Asociación de Jueces Federales de la República Argentina (Ajufe). “Yo sigo aquí porque conservo la pasión. No se duerman. Por favor, hay que sacudirse”, arengó. Como corresponde al anfitrión, Sanjuán, que es uno de los vicepresidentes de la entidad, fue el último orador del jueves: antes habían expuesto sus colegas Abel TorresRenato Rabbi-Baldi Cabanillas y Ariel Lijo (se informa por separado). El juez reiteró que no había políticas de Estado y dijo que algunas provincias habían asumido la investigación del microtráfico de drogas para “quedar bien” con el Gobierno nacional (en ese momento a cargo de Cristina Fernández de Kirchner). “Faltan jueces para atender los casos penales de competencia provincial y, encima, inventan leyes contra motochorros sin saber dónde los meterán”, dijo.

El reproche de Sanjuán pegó en el centro de dos iniciativas legales promovidas por el Gobierno de Tucumán para fortalecer la seguridad ciudadana. La norma de 2014 que traspasa la persecución de los dealers a los Tribunales locales nunca fue aplicada: un caso radicado en la Corte Suprema de Justicia de Tucumán mantuvo la facultad en la Justicia Federal. Este año la Legislatura autorizó a los jueces a dictar la prisión preventiva a motochorros y otras modalidades de hurto en la vía pública. Sanjuán siguió adelante con sus críticas y hasta mencionó a Claudio Maley, ministro de Seguridad de Tucumán, que estaba presente en la primera fila, al lado de José Farhat, funcionario del Miniserio y yerno del camarista. “Con la droga vemos que se han corrido los límites de la república. Esta es la realidad. Maley debe haber festejado su nombramiento como ministro sólo unas horas porque, después, no hay nada para festejar. Hoy vemos actuar a las bandas de narcos (Toro y Acevedo), pero nada es nuevo. ¿Qué políticas de Estado hay para esto?”, interrogó. Al término del panel, el ministro ofreció un punto de vista a la audiencia (se informa por separado).

Después de repasar su historia de más de 30 años como juez, primero, y luego, vocal de la Cámara Federal de Apelaciones, Sanjuán dijo que, en ese tiempo, la droga avanzó y el Estado retrocedió sistemáticamente. El directivo de Ajufe agregó que antes se creía que ser juez federal de Catamarca sólo implicaba asistir a la festividad de la Virgen del Valle, pero que, en el presente, esa oficina debía atender más de 2.000 causas relativas a estupefacientes. “Otro tanto sucedía en Santiago del Estero en relación con la Fiesta (de Nuestro Señor de los Milagros) de Mailín. Y en ese juzgado hay 3.000 procesos de este tipo en el presente”, agregó. Sanjuán manifestó que el problema de la inseguridad debía convocar a todas las instituciones. “¿Por qué los jueces no empezamos a dar respuestas a la sociedad? No podemos renunciar a esto”, afirmó.

 

Fuente: La Gaceta

Nuestro Face