Sin categoría

Cambio de figuritas, esa pasión argentina que revive con cada Mundial

Cientos de personas -chicos, grandes, coleccionistas y aficionados- se reúnen cada fin de semana en el Parque Rivadavia (Buenos Aires) para intercambiar las figuritas repetidas, conseguir las más difíciles y comprar paquetes en promoción. Ruegan que una de las cinco del sobre sea la de alguno de los 49 hologramas del álbum Fifa World Cup Russia 2018 .

El cuadernillo coleccionable de stickers de las naciones que se clasificaron para la competencia de fútbol más esperada se lanzó a la venta en Argentina el 22 de marzo. En apenas unos días, convirtió a esa típica zona porteña -donde se venden libros, discos y filatelia- en la cita obligada de los fanáticos del Mundial.

La empresa italiana Panini es la creadora del álbum que tiene 659 recuadros, en los que se pegan las figuritas con los rostros de cada uno de los jugadores de los 32 países participantes y el escudo de cada nación. Además, incluye una doble página con la imagen de la docena de estadios rusos donde se jugarán los partidos y otra con momentos históricos de la competencia.

Figuritas difíciles

“Las más complejas de conseguir son las brillantes -las leyendas como Maradona y Pelé- porque son figuritas que no rotan, si la tenés repetida te la quedas para pegar en el vidrio o la heladera de tu casa”, confesó Juan Pablo quien, con su hijo Tomas, de 9 años, estuvo los tres últimos fines de semana desde las 10.30 en el parque.

Con el mismo método Mateo, de 10, ya llenó el álbum mundialista en 2014 y ahora participa del intercambio para completar el de este año. “Es un hobby que tenemos madre e hijo, con el papá va a jugar al fútbol y conmigo junta figuritas”, contó emocionada la mamá de Mateo.

El furor por completar el álbum del mundial “ya no es cosa de chicos, los adultos son los más fanatizados”, opinó Luis, uno de los siete vendedores exclusivos de cromos. Cada sábado, domingo y feriado arma su puesto muy temprano para venderle, durante unas 12 horas, a los apasionados del fútbol.

A partir de las 10 comienzan a llegar familias, hombres y mujeres de todas las edades que se reúnen justo frente al bar de los Notables -uno de los puntos de encuentro de los coleccionistas porteños- para cambiar figuritas “comunes por comunes y brillantes por brillantes”, explicó uno de los chicos que participa del trueque.

Pasión de multitudes

El paisaje cotidiano de esa esquina del parque está plagado de rondas atestadas de gente con la cabeza gacha que mencionan números y pasan los pilones de figuritas de una mano a otra. Muchos de ellos llevan el listado de las que le faltan como ayuda memoria y otros, en cambio, optan por el programa “Checklist” abierto en sus celulares, una aplicación que informa las imágenes que aún no consiguieron.

“Creíamos que no se iba a vender tanto porque los precios realmente aumentaron muchísimo, pero sin embargo la repercusión fue enorme”, destacó Fernando acerca del fenómeno que hoy llama la atención de muchos.

Los sobres con cinco figuritas cuestan 15 pesos. “De 25 paquetes tan solo hay ocho brillantes -las más difíciles- por lo tanto la única opción para obtenerlas es generar el intercambio”, explicó Sebastián, de 39 años, quien acredita más de cuatro mundiales en los que llenó álbumes.

Las plateadas, también llamadas hologramas por el efecto de sus colores, tienen otros precios que varían entre los 30 y 100 pesos cada una, según la fama del personaje que está en la imagen y la dificultad que implica obtenerla.

“Las figuritas de Messi, Maradona y Pelé son las más costosas, valen 100 pesos cada una y son las más solicitadas por los clientes”, dijo Luis, quien lleva más de ocho años vendiendo cromos en Rivadavia y Florencio Balcarce, una de las esquinas del parque en el barrio de Caballito.

Las carpetas de los vendedores tienen más de cien folios, muy bien presentados y cuidadosamente ordenados para que “los interesados no pierdan tiempo en encontrar el cromo deseado”, señaló otro de los comerciantes de figuritas. Calculó que en estos 45 días abrió 3.000 sobres y vendió unos 1.500.

Buen negocio

Walter, Pablo, Delfina, Orlando, Agustín, Fernando y Luis son el grupo de vendedores oficiales. Fernando explicó: “Somos competidores pero al mismo tiempo amigos, tenemos códigos y manejamos los mismos precios, después cada uno con sus estrategias y clientes pero siempre con mucho respeto”.

Entre los compradores de cada fin de semana aparecen los coleccionistas que “tienen otro estilo, algunas exigencias y pedidos especiales: quieren figuritas que no hayan sido tocadas o directamente el álbum completo”, explicó otro vendedor.

Luis apuntó que también ofrecen ese servicio. Y contó: “Tiene un costo aproximado de 3.000 pesos, hasta el momento vendí cinco álbumes llenos a diversos aficionados”.

Otro de los encuentros destacados lo protagoniza “Figureteros Argentinos”, un grupo de fanáticos que se reúnen cada domingo en el anfiteatro del parque para compartir sus colecciones personales y canjear las repetidas.

A 45 días de que comience el Mundial dos colombianos asiduos al parque, Nelson y su hijo Nicolás, señalan que la excitación por el álbum es “algo universal”: “En Colombia, cuando ves una esquina repleta de gente te juro que no es por un muerto sino un grupo de fans cambiando figuritas”.

La mayoría de los habitués conoce en detalle los avances del mundillo de las “figumanías”, los muestrarios que la compañía italiana lanza en cada país y las próximas presentaciones que realizarán en Argentina.

“Todos estamos esperando el álbum de tapa dura que prometieron para antes del Mundial, y muchos soñamos con que el Panini Gold que editaron en Suiza llegue alguna vez a la Argentina”, anheló Roberto, abogado y apasionado trocador de figuritas.

 

FUENTE: La Nación

Nuestro Face