Policiales

El gobierno le prometió a los taxistas más seguridad

“Sabemos que en materia de seguridad hay mucho por hacer. Es un problema grave en la provincia, pero también lo es a también a nivel nacional y mundial”, advirtió Osvaldo Jaldo, el vicegobernador de la provincia a cargo del PE, luego de haber participado de una serie de reuniones con familiares de las víctimas de los últimos homicidios

Jaldo, según se informó, recibió en la Casa de Gobierno a los familiares deCristian Peralta y de Sergio Páez González, los policías que fueron asesinados hace una semana en el parque de 9 de Julio. Luego, se reunió con los parientes de Víctor Hugo Graneros, el taxista que fue ultimado por la pareja que lo asaltó el viernes en Alderetes.

En ambos casos, se puso a disposición de ellos y ofreció el acompañamiento del Gobierno provincial en este difícil momento. También participó de las reuniones el Ministro de Seguridad, Claudio Maley.

Respecto a la reunión con la familia de los policías fallecidos, Jaldo aseguró: “era una responsabilidad del Gobierno de la provincia informarles a los familiares el avance de la causa y la decisión que tenemos de llegar hasta las últimas consecuencia y hasta que el asesino esté preso de por vida”.

Luego, en relación a los familiares Graneros, indicó: “hemos dado personalmente nuestras condolencias y hemos asumido el compromiso de reforzar la seguridad”.

Por su parte, Maley afirmó que dieron respuesta a los requerimientos y adelantó que tiene prevista la instalación de una unidad especial de la Brigada de Investigaciones en Alderetes.

De la reunión, en la que también estuvo presente el jefe de Policía, comisario (r) José Díaz, también participaron los diferentes representantes gremiales de los choferes de taxis de la provincia.

Mientras se desarrollaba el encuentro, los choferes de autos de alquiler cortaron durante varias horas los puentes Ingeniero Barros y Lucas Córdoba, impidiendo el normal ingreso de vehículos desde el este de la provincia.

Los problemas más graves se registraron en la zona de Alderetes, ya que las personas que debían abordar un vuelo tuvieron que cruzar a pie y caminar alrededor de un kilómetro con el equipaje a cuestas para poder llegar al aeropuerto.

Fuente: La Gaceta