Deportes

VIDEO: el Real eliminó al Bayern en otro polémico y emotivo partido

El Real Madrid lo consiguió. Con su figura, Cristiano Ronaldo, lejos de su mejor versión. Con la ayuda del referí turco Cakir, quien obvió un penalazo grande por mano deliberada de Marcelo.

Con el aporte enorme del arquero alemán Ulreich, quien se mandó un blooper que marcará su carrera deportiva, al no rechazar un pase atrás para evitar agarrar la pelota con la mano y Benzema tuvo servido el 2 a 1.

Así, así pasó el Madrid a su tercera final consecutiva de la Champions League. Con méritos incuestionables como los conseguidos en el triunfo de visitante, cuando tuvo la personalidad suficiente para dar vuelta la desventaja inicial ante el Bayern.

Aguante

Del partido en el Bernabéu se valorará más su aguante ante la embestida bávara repetida en gran parte del partido y hasta el último instante. Por supuesto, el esfuerzo de sus jugadores debe rescatarse, ellos no tienen la responsabilidad de la impericia de Cakir y su asistente, quien estaba bien ubicado para señalizar la mano de Marcelo.

Tampoco, de que Neuer siga lesionado y el DT Heynckes tenga que jugársela por Ulreich (29 años), por quien el Bayern le pagó 3.500.000 euros al Stuttgart en 2015.

Los alemanes deben ser los más capacitados del mundo para jugar en la adversidad.

Ya la Juventus había dado una muestra de que al Madrid se le puede entrar cuando en la revancha en la capital española se puso 3 a 0 arriba, con lo que llevaba los cuartos de final a los penales, hasta aquel recordado episodio del penal sobre Lucas Vázquez polémicamente sancionado por el referí inglés Michael Oliver.

Un partido pleno en emotividad

Con personalidad, decisión, orden, amor propio y hasta con equilibrio emocional, el Bayern había salido de arranque a buscar su objetivo de los dos goles (2-1 blanco en Munich). Kimmich facturó de arranque después de un mal rechazo de Sergio Ramos (el único error del defensor, que después se la pasó rechazando centros).

Esa ilusión inicial tuvo un golpe con el empate de Benzama, buen frentazo llamativamente libre de marca. Aunque la ecuación no le cambiaba al Bayern, seguía con la necesidad de meter el segundo gol, en este escenario para forzar el alargue, ya no para clasificar en forma directa.

Se dio un juego intenso y tenso, con dominio claro del Bayern por momentos, pero también con respuestas rápidas de los blancos. En ese contexto, todo podía pasar…

Lo que nadie imaginaba fue el absurdo obsequio de Ulreich a Benzema. Eso no resultó un golpe a la autoestima bávara. El Bayern dominó, fue y fue. Y empató por James Rodríguez en una jugada en la que la previa se había reclamado por otro penal para los germanos.

Final infatante

En ese instante se paralizaron corazones y más que nunca el partido estuvo abierto. Fue admirable el corazón del Bayern para ir con criterio y generarse chances. Keylor Navas, con buenas reacciones, llegó a redimirse de un blooper contra la Juve. Hasta el último segundo se temió lo peor en el Bernabéu.

El Madrid hizo pesar su experiencia para sostenerse y su objetivo ahora es la final de Kiev del 26 de mayo, aunque previamente deba cumplir el calendario de la Liga con una visita al Barcelona en el Camp Nou, el próximo domingo.

El Liverpool, que sacó un 5-2 en la ida en Anfield, o la Roma será su último obstáculo.

FUENTE: Olé

Nuestro Face