Mundo

Un niño de 12 años condujo borracho un auto a 120 km/h y mató a otros cinco menores de edad

Un auto manejado a 120 kilómetros de velocidad por un niño de 12 años en estado de ebriedad colisionó en el este de la capital mexicana y mató a cinco menores que no sobrepasaban los 15 años.

El impactante caso, que ganó amplios espacios en las llamadas “páginas rojas” de los principales diarios, puso en evidencia la gravedad del fenómeno creciente del alcoholismo entre adolescentes en el país, ya demostrada en el último informe de la Comisión Nacional contra las Adicciones, difundid hace unos meses.

Según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco, difundida en septiembre pasado, la afición a las drogas y al alcohol aumentó en la población adolescente (de 12 a 17 años) en 78% entre hombres y en 222% entre mujeres, de 2010 a 2016.

Nueve niños en total, que regresaban de una fiesta de carnaval, iban a bordo de un vehículo compacto Pontiac Chrysler cuando el conductor perdió el control del auto al llegar a una curva y se impactó contra un muro, luego contra un árbol y después varios ocupantes salieron disparados por las ventanillas.

Tres adolescentes se encuentran graves, internados en diversos hospitales, y la mayoría registraron niveles de alcohol en la sangre, incluido el conductor. Los peritajes preliminares de los expertos forenses de la fiscalía de la ciudad mostraron que el vehículo fue manejado hasta a 120 kilómetros en una zona llamada Rancho las Bugambilias, en la municipalidad de Tláhuac.

El conductor, identificado como Luis Eduardo, de 12 años, milagrosamente salvó la vida pero será juzgado en un tribunal de menores. Los fallecidos fueron una niña de 12, dos niñas de 13, otro menor de 12 y uno de 14, de acuerdo con el informe preliminar de las autoridades.

Dentro del vehículo fueron halladas botellas de bebidas embriagantes, y varias de las víctimas eran estudiantes de una misma escuela pública, informó la agencia ANSA.

Por ahora, la procuraduría no sabe a quién pertenece el vehículo y por que fue prestado a un niño, que aparentemente no era muy hábil para conducirlo o si lo tomó sin permiso de sus padres. Las autoridades señalaron que el adulto que es propietario del auto enfrenta una “responsabilidad penal”.

Los cuerpos de los fallecidos fueron trasladados a la morgue en el Instituto de Ciencias Forenses del Tribunal de Justicia para practicarles los exámenes post-mortem antes de ser entregados a sus familiares para ser sepultados.

La doctora María de Jesús Radilla, coordinadora del Eje Temático de Adicciones y Violencia del Programa UAM Saludable, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), señaló a ANSA que el consumo de alcohol entre adolescentes ha adquirido proporciones “nocivas y peligrosas”.

“Es un hecho que la accesibilidad de los jóvenes a las bebidas alcohólicas cada vez es mayor”, señala Radilla.

Los especialistas se muestran asombrados por la facilidad con que hay cada vez más para los adolescentes de consumir alcohol, con mucho la sustancia que más se consume entre los jóvenes.

Según estadísticas del ministerio de Salud, los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte en niños de entre 5 y 14 años y la segunda entre jóvenes de 15 a 29 años.

En México está prohibido conducir un auto a personas menores de 16 años, pero los que superan esta edad, requieren de un permiso y hasta los 18 años se les otorga una licencia, aunque no se les practica una prueba de manejo.

Los especialistas consideran que los adolescentes cuando conducen suelen no sólo beber alcohol o consumir drogas, sino también “textear”, es decir, enviar mensajes de texto por su móvil y tampoco respetan las señales de tránsito ni usan cinturones de seguridad.

Fuente: Infobae