Sin categoría

Duhalde dijo que “Por 15 años no hay que tomar más gente en el Estado y el problema se resuelve solo”

Aunque muy medido a la hora de opinar sobre el pedido oficial de asistencia al FMI, el ex presidente Eduardo Duhalde apoya la decisión del Gobierno de recurrir al organismo, pero asegura que la coyuntura actual “no es tan delicada” como en 2001.

ue durante su Presidencia que la Argentina recurrió por última vez al FMI para solicitar un crédito antes de que en el 2005 Néstor Kirchner cancelara en su totalidad la deuda con ese organismo e iniciara la larga era de “vivir con lo nuestro”. Eduardo Duhalde, de él se trata, se muestra prudente al referirse a la decisión de Mauricio Macri de recurrir al FMI para garantizar el financiamiento externo y calmar la crisis cambiaria que volvió a poner en vilo esta semana a los argentinos. Mientras trabaja silenciosamente por la unidad del peronismo, el ex presidente sigue de cerca la coyuntura económica a través de dos de sus ex pilotos de tormenta de entonces: Jorge Remes Lenicov y Roberto Lavagna. Y sin decirlo expresamente, se permite darle un consejo al actual Presidente: “En momentos críticos hay que convocar a la gente que más sabe y no cerrarse en el pensamiento de un grupo pequeño”.

¿Se equivoca el Gobierno al recurrir al Fondo Monetario o no?

-No estoy preparado para contestar esa pregunta, porque nunca ha sido mi fuerte hablar de macroeconomía.

Sin embargo, usted hizo su propia experiencia con el FMI en un momento difícil de la Argentina. Debe tener algo para decir…

-Sí pero la experiencia que yo tuve fue porque había armado un equipo en ese tiempo, dos años antes, con Remes Lenicov, que era mi ministro de Economía, y le dije que dejara a su gente y que él se pusiera a trabajar en esos dos años para ver cómo se salía de la situación que vivíamos entonces: si era gradual, si era shock, y él estuvo trabajando dos años hasta que me convencí de que ésa era la decisión. Pero no por conocimiento propio sino de la gente que trabajaba conmigo.

Hay dos lecturas estos días. Por un lado, que ir al FMI es apelar a la fuente de financiamiento más barata y que además es una señal de confianza para el mercado. Y por el otro, que ya no tenían a quién pedirle fondos y usaron la bala de plata. ¿Cuál es su lectura?

-Mi lectura es que en momentos críticos como el que vive el país, si tenemos nosotros la forma de aconsejar y nos escuchan, hacerlo. Pero si no nos escuchan o no tenemos la fórmula, lo mejor en estos temas es callarse la boca. Porque no hay que poner un granito que aumente las dificultades que hoy vivimos, que yo creo que son superables, y gente que está cerca mío, como Roberto Lavagna y Jorge Remes Lenicov, creen que la salida es posible.

¿Y cuál sería esa salida?

-Son los especialistas los que pueden dar los detalles, no yo. Ellos hablan, me cuentan y yo escucho.

¿Y lo que le están diciendo hoy es que no estamos como en el 2001?

-Sí. Que las condiciones son distintas y se puede salir, por supuesto que habrá que cambiar algunas cosas…

¿Qué cosas habría que cambiar?

-No tengo el detalle, pero yo creo que en momentos críticos hay que convocar a la gente que más sabe y no cerrarse en el pensamiento de un grupo pequeño. Pero no voy a hacer ninguna declaración que pueda perjudicar en un momento difícil a la Argentina.

¿Lo ve a Macri con la suficiente apertura como para escuchar otras ideas? Porque hasta ahora lo que se sabe es que la decisión se tomó en la mesa chica…

-Sí, la forma de toma de decisiones es muy importante y lo conveniente es tomarla en una mesa y no en un diálogo radial con otra persona, sino en una mesa de la gente que más conoce. Pero cada maestrito con su librito.

¿Y a quién debería convocar Macri para escuchar otras opiniones?

-No sé… hay mucha gente en la Argentina que es bien intencionada, que está con ganas de colaborar, y hay que escuchar, nada más.

¿Hay que leer la asistencia del FMI como el fin del gradualismo, por la magnitud del ajuste que pediría el Fondo o, como dice el Gobierno, van al Fondo para evitar el ajuste?

-Hay que esperar, son todas opiniones que no tienen sentido porque no se ha decidido nada todavía, no sé cuántos días se van a extender las negociaciones. Lo peor que se puede hacer en momentos críticos en los que la gente escucha y lee, es opinar sin tener la información completa de lo que se va a hacer.

Fuente: Cronista

Nuestro Face