País

Salta: Cortaron la ruta 54 para pedir un reparto honesto de las donaciones

Dirigentes wichis con sus familias se manifestaron ayer por sus grandes necesidades.Denunciaron un mal reparto de la ayuda que llega desde todo el país para los inundados.

Unas 200 familias de comunidades originarias de Santa Victoria Este cortaron ayer la ruta provincial 54, en el acceso al municipio, reclamando un reparto más equitativo de las donaciones entre los desafortunados habitantes de la región, a quienes la crecida del Pilcomayo los ha sacado de sus terrenos y los ha dejado sin lo poco que tenían.

Camiones, camionetas y colectivos formaban una hilera ayer en la ruta, cuyo paso estaba cortado por una fila de caciques y dirigentes que antepusieron palos, piedras, cajones y gomas para impedir el paso. “Estamos agradecidos a todos los que vienen acá, pero antes de dejarlos pasar queremos que nos digan los de la municipalidad a quiénes le van a entregar todo lo que traen, porque acá hay funcionarios pícaros que se abusan de la generosidad de la gente y también se burlan de las necesidades que estamos pasando ahora y que pasamos toda la vida nosotros acá”, dijo el dirigente wichi Mario José.

Expertos en cortes de ruta, los wichis de Santa Victoria Este no encuentran otro modo de alzar la voz desde esta pobrísima y silenciosa área del Chaco salteño. La feroz crecida del Pilcomayo concitó la atención de todo el país en ellos y la solidaridad puso a funcionar su milagroso mecanismo de multiplicación de recursos al ver flotar tanta miseria, que es histórica, pero ahora es pública y demasiado notoria. Tanto que las miserias humanas también afloran. El enojo de las comunidades desplazadas por el río se encarna en la desesperación y en el hastío de ver con tristeza que siempre se cumple que “el que parte y reparte se queda con la mejor parte”.

Hace apenas unos días se publicó una nómina de beneficiarios de las donaciones que llegan a Santa Victoria Este y grande fue el desconcierto cuando se vio que “la mayoría eran empleados y funcionarios municipales, entre ellos el secretario de Gobierno, el secretario de Hacienda y el secretario de Obras Públicas, quienes firman para retirar las donaciones que llegan para los más necesitados y afectados por la inundación“, dijo el periodista de Santa Victoria Este Brian Salazar.

Otro antecedente de la furia que los hizo cortar la ruta es la actitud cuestionable del concejal de Embarcación Mauricio Makar, destituido el viernes por “inconducta”. Fue un escándalo a principios de la semana pasada la noticia de que el edil infiel tenía donaciones para los inundados desviadas en un galpón privado, donde la Policía halló colchones, chapas, agua potable y otras donaciones. Señalado y vilipendiado por su oportunismo en medio de la tragedia de toda una provincia, fue destituido.

Pero la polémica continuará ardiendo en el norte, ya que se viven horas muy aciagas con la feroz crecida de los ríos Pilcomayo y Bermejo, que aún no dan tregua a ningún ser vivo de la región.

Fuente: El Tribuno

Etiquetas